PDA

Ver la versión completa : Mi Amigo el Enemigo



villano_paz
14-09-2009, 00:13
Y ahora, como ando algo sentimental, escribí un fanfic, que lo pondré aquí por ser una historia única de un capitulo.

Aclaro una pequeñas cosas: Este fic es del personaje Superman, y en él nombro una Crisis Infinita, donde la cual muere Superboy, su compañero adolescente. Creo que con esto, la historia será más grata.

Lean uno de los mejores dialogos que he hecho. Disfruten:
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mi Amigo el Enemigo.



Fanfic inspirado en parte por la serie de Warner Brothers Smallville, y principalmente por los cómics de DC sobre el personaje conocido como Superman.



Introducción.

En la ciudad Metrópolis, existen distintos tipos de personas. Pero todas ellas conocen muy bien a dos personajes principalmente. Uno es Superman, un héroe poseedor de poderes sobrenaturales. El otro es Lex Luthor, el empresario que alguna vez fue el Presidente de los Estados Unidos.

Y menciono a estos dos personajes, pues su historia es de odio y lucha. Son enemigos y no se aceptan el uno al otro.

Bueno, estos dos personajes se encontraban por motivos distintos en un edificio, un hotel recientemente inaugurado por el multimillonario de ciudad Gótica, Bruce Wayne.

Y para no hacer más preámbulo, centrémonos en esto. Dos hombres entraron a un ascensor de aquél edificio, para ir a una fiesta inaugural en un piso superior de éste. Uno era Lex, y el otro era Clark Kent, un reportero del diario El Planeta. Pero cabe mencionar que Clark es el alter ego de Superman.

Desarrollo.

En el ascensor solo están dos hombres. Lex Luthor y Clark Kent. No se hablan, pues tienen rencores el uno con el otro. Sin embargo algo pasó. El ascensor se había quedado atascado.

De alguna manera, la energía que recibía el artefacto ya no llegaba. Y nadie vendría a ayudarlos.

- Demonios.- decía Lex.
- ¿Qué sucede?
- Nos hemos quedado atrapados. Voy a llamar por ayuda.

Lex saca su teléfono celular, y no hay recepción. No hay señal, y por ende no hay ayuda.

- Se me olvidaba que este ascensor esta reforzado con plomo. Sino podemos pedir ayuda, solo nos queda esperar.
- Pero entonces estaremos como una hora.
- Exacto señor reportero. Así que quédese callado, quiero algo de tranquilidad.

Pasaron unos minutos. Y Lex, ese hombre calvo de unos 38 años estaba irritado. No por perderse una fiesta, o el mismo hecho de estar encerrado. El problema era con quién estaba encerrado, con Clark Kent.

- Señor Kent, aprovechando esta broma del destino, necesito comunicarle algo. Estoy cansado de su esposa, la señorita Loise Lane. La odio.
- ¿Qué estás diciendo Lex? ¡No insultes a mi esposa!
- Pero ella entonces puede insultarme, según tú.
- Mereces todo insulto.
- No es cierto. Vamos Clark, está ciudad me ve como el malo de una vieja película gracias a los reportajes de tu esposa.
- Ella solo escribe la verdad sobre ti.
- No, la verdad es relativa y subjetiva Clark, y no te lo diré más de una vez. Yo soy el bueno aquí. El malo es Superman.
- Superman es el único que lucha por la justicia Lex, en cambio tú luchas solo por el dinero y el poder.- decía Clark, pues él era en secreto el superhéroe Superman.
- Superman es un Alien. Y sabemos más menos su historia. Vino de un planeta lejano llamado Kriptón, como el último de su especie. Llegó a la Tierra, se puso un traje ajustado azul, capa roja, y una gran “S” en el pecho. Pero nadie lo ve como yo. Yo lo veo como una amenaza.
- Él ha demostrado con sus hazañas que no es una amenaza.
- Vamos Clark, somos amigos… ¿Recuerdas cuando viví en Smallville? Tú me salvaste de morir en aquél accidente de auto. Nos hicimos amigos. Ayudé a que estuvieras con tu antiguo amor, Lana Lang. Pero ahora eres el esposo de Loise, la reportera que atenta contra mi vida y reputación en cada artículo que escribe. Es más, tú haz escrito contra mí ser. Y todos alaban a un extraterrestre con súper fuerza, visión de calor, y que vuela por los cielos. Eso no es humano. Vamos Clark, sabes muy bien que Loise ama a ese Alien.
- Todos lo admiramos.- Clark era Superman. Claro que Loise amaba a Superman. Pero por un lado tenía razón. ¿Ella ama al héroe o al reportero con gafas?
- Pero Clark, solo quiero que veas mi punto de vista. Llegué a Metrópolis para empezar un imperio, uno alejado de ese manto estúpido que dejó mi padre.
- Siempre lo odiaste Lex. Tú lo mataste.
- Si. Y no me arrepiento. Él era un villano para el Mundo. Yo era la salvación. Hasta que llegó Superman.
- Pero Superman ha hecho mucho por el Mundo Lex. Es cierto que se ha enfrentado a ti. Pero lo ha hecho por tus atrocidades de conquista mundial. Además no eres su único enemigo. Recuerda que se ha enfrentado a Brainiac.
- Otro Alien más a la palestra. Entiende, soy humano. Tengo miedo a lo desconocido. Pero Superman sigue siendo un producto de terror. Solo recuerda. Superman se unió a esa Liga de la Justicia. Y no la actual, sino esa en que estaban esos héroes ridículos.
- No eran ridículos. Eran grandes héroes. Booster Gold, Blue Beetle, Fuego, Linterna Verde Guy Gadner, Elas...
- ¡Cállate Clark! Ellos eran perdedores. Y lo sabes, pues no pudieron evitar el choque contra ese enemigo: Doomsday.
- Ellos se enfrentaron con valía contra ese monstruo.
- Y Superman murió con él. Fui a su funeral algo triste, pero a la vez contento, había ganado. Pero a pesar de todo resucitó. ¿Quién se cree, el mesías? La muerte es el final. Lo que hizo fue contra todo lo natural. Se cree nuestro líder. Y pronto, esclavizará a la humanidad. O sino. Traerá a otro monstruo como Doomsday, no podrá detenerlo, y por su causa extinguirá la vida en la Tierra.
- Eres alarmista Lex. El único monstruo aquí que puede amenazar la vida en la Tierra eres tú.
- Yo soy humanitario. Privilegio la vida, pero no acepto a seres más poderosos que se creen dioses en la Tierra. Los famosos metahumanos. Simples mutantes, humanos convertidos en monstruos peligrosos en su ADN. La Tierra es de los humanos, ustedes son una amenaza constante. Por ejemplo, el otro día vi por Internet una noticia que indicaba que un niño mató a su madre, solo con darle un abrazo de feliz cumpleaños. Entiende, no digo que estos seres tengan malas intenciones, pero su sola presencia amenaza nuestra vida, nuestra forma de vivir mejor dicho. Gracias a esos mutantes existen grupos del gobierno dedicados especialmente en la amenaza metahumana. Y Superman es su líder. El Alien que quiere hacer el bien, pero trae a villanos. Su “S” es un blanco tentador, y seres del espacio, desquiciados mutantes, e incluso empresarios como yo quieren destruirle. Entiende el mal en el Mundo existe porqué Superman lo atrae.
- No es cierto. Bueno, no del todo.
- ¿Ves amigo? Empiezas a entender. Dudas. Superman después se unió a una nueva Liga de la Justicia de América. Allí esta la amazona Mujer Maravilla, y está Batman. Dos personajes malditos por toda su existencia. Sabemos que Batman es solo un hombre, que es alguien de ciudad Gótica, pero también sabemos que es un desquiciado. Ayuda a los mutantes, pero lucha contra ellos. Quiere hacer el bien, a través del temor. No hay explicación alguna a su comportamiento. Y esa Mujer Maravilla… La Princesa Diana de Temysira. La odio. Enseña paz, pero practica la guerra. ¿Y que es eso de aceptar a los dioses griegos? Eso es herejía. Todos sabemos cual es la verdadera religión. Se llama: No caer en el Infierno.
- Pero tú estas al borde de caer Lex. No entiendes. Pasa que no eres tolerante. La Mujer Maravilla y Batman ayudan a Superman en puntos que él nunca podría entrar. Superman lucha contra la maldad, pero no puede luchar contra la locura de ciudad Gótica, y no puede enseñar la sabiduría antiquísima que enseñaron los griegos. Pero Superman representa la bondad y la tolerancia. Él no tiene compañeros de trabajo en ser héroe. Él tiene amigos que arriesgarían su vida por él.
- Otra mentira estúpida. Eso no es amistad Clark. Nosotros éramos amigos. Nos ayudábamos, y podíamos tener confianza el uno al otro. Pero me odiaste cuando me casé con Lana. Y por despecho te quedaste con Loise.
- ¡Sabes que no fue así! Ella te dejó después Lex. Ella siempre me había amado, pero yo no podía seguirla. Pues yo tenía que convertirme en… Bueno…
- En un idiota. Vamos, tú nunca tuviste problemas a la vista, y de la noche a la mañana empezaste a usar gafas. Sabes perfectamente a que se debe eso. Se llama estrés. El Mundo está en peligro todos los días. Claro que provoca tensiones en la comunidad.
- Claro…- Clark casi dice que se convertía en héroe, pero por suerte se controló. Pero Clark tenía miedo, lo que decía Lex no era tan disparatado, y realmente lo extrañaba como amigo, su confidente, el hermano mayor que nunca tuvo. Además, no podía salir de ese ascensor, esta reforzado con plomo, así que su vista de rayos x no servía de nada. Y no podía convertirse en Superman delante del mayor enemigo del héroe.
- Me convertí en el Presidente de Estados Unidos, el líder del mundo libre, para cambiar todo esto. Incluso formé mi propia Liga de la Justicia, con mis propios metahumanos. Pero Superman me desquició, me dejó como un loco ante el pueblo norteamericano. Usé una armadura y luché contra él. Después de la Crisis, volví a recuperar la confianza. Ya no volveré a ser presidente, pero la confianza es lo que vale.
- Para los demás héroes, tú nunca les haz causado confianza. Y Loise se preocupa de escribir la verdad sobre ti. Es lo mínimo que puede hacer.
- Mira, sabes lo último que dijeron. Lex Luthor clonó a Superman. Pero yo no hice eso. Hice un hijo para mí, que pudiera guiar a esos mutantes por un buen camino. Que no usaran trajes ridículos sacados de Halloween. Nació Superboy. Se convirtió en tu compañero. Como un Robin de Batman. Pero falleció. Lloré su perdida. Yo lo cree con la sangre de ese Alien, y con mi sangre, con ayuda de un grupo de científicos. Pero lo perdí todo en esa estúpida Crisis. Mi hijo Superboy murió en aquella Crisis Infinita.
- Yo también lloré.
- ¿Lloraste?
- Bueno, eh… si. Pensé en como debía sentirse Superman.
- Mira, recuerdo además a los Jóvenes Titanes. A los primeros, después crecieron, y se unieron nuevos jóvenes, entre ellos mi Superboy. Y ese grupo ha visto muchas muertes. Jóvenes mutantes que no merecían morir. Solo debían tener un buen guía. Por ejemplo me gusta lo que hace la Sociedad de la Justicia.
- ¿Te gusta lo que hace la Justice Society?- preguntó asombrado tanto Clark como Superman.
- Claro. Es un grupo de metahumanos viejos, con experiencia, combinando fuerzas con jóvenes. Dos generaciones lejanas luchando mano a mano. Se ven mejor que la famosa Liga de la Justicia. Puros hombres con mucha testosterona. Pero a pesar de todo esta Sociedad se deja manipular por la Liga. Piensa que la Crisis que sufrimos fue liderada por enemigos de la Liga.
- No, esa Crisis era enemiga de todo el Mundo. Fue una batalla colosal. Gente murió, gente resucitó. Pero después de eso, uno año y más, todo volvió a la normalidad.
- Mira, esa Crisis fue consecuencia de otras crisis previas. Realmente odio lo que sucede aquí. Antes vivíamos en una gran Tierra. Ahora vivimos en un mundo paralelo de 52 otras Tierras. Antes podíamos dormir, ya no. Los héroes traen el mal. Y el líder de los héroes es Superman. Si quieres saber mi opinión Clark, yo diría que no necesitamos héroes. Imagina un mundo donde los metahumanos no existen. Sería un mundo talvez complicado, pero no habrían villanos poderosos. El único enemigo sería el gobierno, y no un duende de otro universo que se come a nuestros hijos. Entiende Clark, sería un Mundo no perfecto, pero si algo menos preocupado. Las tensiones solo serían políticas, y no extraplanetaria. Tal vez yo no existiría, y sería mejor. Seguiríamos siendo amigos Clark.- Lex se sentó en el ascensor.- Tú eras mi hermano, yo te quería. ¿Qué nos pasó? La culpa es de ese Alien.
- No Lex, podemos seguir siendo amigos. Es más… Podrías ser amigo de Superman. Los héroes necesitan un guía humano. No por la falta de tolerancia, sino por el punto de vista humano. Sé lo que siente la humanidad. Mi esposa ruega todas las noches a Dios para que no venga un mutante espacial a destruir Metrópolis, y sé que eso no es normal. Parecemos personajes de historietas, próximas a morir en la siguiente página.
- No puedo Clark. Sabes… Es lo más lógico y emotivo que alguna vez alguien me haya dicho. Sólo quiero ser escuchado. Y tú siempre me escuchas. Pero Superman nunca me escucharía. Él piensa que soy el villano, y yo también he empezado a pensarlo. Hago maldades con el intento de eliminar a ese líder obstinado. Pero si lucháramos juntos contra esto, el Mundo sería mejor. Siento pena. Ojala Superman pensará como tú Clark.

El ascensor volvió a activarse. Y Lex prefirió irse del edificio y volver a su cama, a dormir, y a pensar.

- Adiós Clark. No me quedaré a la fiesta de Bruce Wayne. De todas formas él me caía mal. Nos vemos amigo.

Clark también se retiró, y se fue a su apartamento, con su esposa.

Conclusión.

- ¿Sabes Loise? Estuve hablando con Lex, y estoy triste. Él era mi amigo, y ahora lo perdí por usar capa. Él extraña a Clark, pero odia a Superman.
- Tranquilo chico Smallville. Yo te amo.
- Gracias. Pero él me dijo muchas verdades. Los poderes afectan a este Mundo. Los metahumanos afectan nuestra manera de vivir. Y yo soy peor que un metahumano, yo soy un Alien.

Clark Kent se puso a llorar en el regazo de su esposa como un niño. Recordó a la vieja Liga, a la nueva, a los Jóvenes Titanes, a la Sociedad de la Justicia. Y a muchos otros grupos de superhéroes. Ellos se inspiraban en él. En Superman.

Tenía mucho por que luchar. Se secó las lágrimas. Se puso el traje de Superman, y voló a la mansión de Lex.

Estando allí, vio a Lex tomando una copa de vino, en un galpón mirando la luna.

- Hola superhéroe.- saludó Lex Luthor, sin ganas, pero no en forma irónica.
- Hola Lex.
- ¿Qué quieres? No he hecho nada, aún, para que me tengas que visitar.
- Solo he venido a decir gracias.
- ¿Qué?
- Bueno, sabrás que me enteré que tú creaste a Superboy. Y aunque él esté muerto, fue gracias a ti que lo conocí. Gracias.
- Gracias a ti. También le tenía cariño. Que extraño, estuve hablando con un amigo hace unas horas sobre este tema.
- Bueno, talvez es casualidad, o el destino.
- Te agradezco este gesto Superman. Pero sabes que mañana. Cuando salga el sol seremos enemigos.
- Lo sé.
- Cuídate Superman.
- Cuídate Lex.
- ¡Ah! Y un consejo. Un amigo me dijo que necesitabas más puntos de vista de humanos sin poderes. Habla más con Batman.
- ¿Tú no te ofreces a darme otro punto de vista, en ser esa fuerza humana?
- No, soy el villano. Tú el héroe. No somos amigos.
- Bueno, me voy.
- Vete Superman. Duerme tranquilo, hoy no atacaré a nadie.
- Nunca duermo tranquilo.

Lex veía como Superman se marchaba volando. Y por un momento pensó algo. Clark se parecía a Superman. Pero bueno, talvez solo era la nostalgia de la noche, que hacía que él viera el rostro de su amigo, en el de su eterno enemigo.


FIN.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, eso sería. Esta historia inspirada en el Mundo DC, va antes de los acontecimientos conocidos como Final Crisis, hay que aclarar.

Ahora, espero lo disfruten. Recibo criticas.
Muchas Gracias.

phantomz3
14-09-2009, 11:18
interesante... muy interesante )n_n esta bueno.

ReCall
14-09-2009, 11:37
Me gusto mucho... no costumbro a leer historias asi

saludos xD

Xiah
14-09-2009, 12:23
Gracias, muy bueno el punto de vista, me hizo recordar una conversación que tuvo Batman con el Jocker en un lapso en el que debido a los tranquilizantes que le pusieron, se prestó a una conversación de lo más profunda que hayan sostenido. Incluso mayor que en la de 'la broma mortal'.

Esta te quedó excelente, bien merecería incluirla en algún número. Gracias por el aporte. :D

villano_paz
18-09-2009, 16:12
Muchas Gracias a ustedes por leer, y por ende ha sido todo un privilegio.

Espero que en el futuro me ilumine la inspiración para poder hacer otro dialogo así.