PDA

Ver la versión completa : Jugeuetes Extraños



Thor_Maltese
17-12-2009, 18:32
Una noche el pequeño Rafael no aguantó la curiosidad. Desde hace semanas había estado escuchando cosas extrañas en su armario, su padre y su madre habían abierto las puertas del mismo, sin encontrar algo. Quizás por el hecho de ser adultos, desde hacía tiempo ellos dejaron de imaginarse mundos con sus juguetes.
El pequeño esperó a la noche, que sus padres se entregaran al sueño, para actuar a sus anchas. Salió de las sábanas velozmente, decidido a satisfacer su curiosidad.
Su habitación se veía diferente bajo la luz de la luna, largas sombras se dibujaban hasta llegar al suelo, extrañas voces salían del armario haciendo eco leve en la silenciosa habitación. Hacía frío, estaba encendido el aire acondicionado, pero el aparato estaba generando un frío casi invernal cuando Rafael caminaba hacia su armario.
El trayecto le extenso al infante. Se le olvidó colocar su linterna bajo su almohada, iba tanteando el camino el camino, usando como guía ese eco casi inaudible para llegar a su destino.
Con su mano derecha sintió la madera, y el eco se escuchaba un poco más fuerte, finalmente había llegado.
Con un gran esfuerzo abrió la puerta de su armario. Al abrir la puerta se mostró ante Rafael uno de sus viejos juguetes, un peluche llamado Señor Conejo.
-Finalmente has venido, Rafael, te hemos estado esperando.
Dijo el juguete tomando al niño por uno de los brazos y jalándolo hacía ese mundo desconocido.
El Señor Conejo llevaba de la mano a Rafael. El pequeño tenía como tres años sin verlo, desde aquel día que su madre le dijo que estaba “de viaje”, uno muy largo, después de aquel incidente con el hijo de la vecina.
Rafael no creía lo que veían sus ojos. Había un mundo dentro de su armario con todos sus amigos de felpa.
Rafael se sintió lleno de alegría cuando vio de nuevo a Coco el Elefante, el payaso Hugo y al Gusano Valiente.
El pequeño les preguntó quien había sido el responsable de su confinamiento.
Y la respuesta que escuchó no le gustó, los tres muñecos respondieron en coro.
-Tus padres fueron.
Rafael gritó lleno de furia.
Recordó las cosas. Cuando lanzó al hijo de la vecina por las escaleras después de una niñería contra el señor Conejo. La brutal paliza con la escoba que le dio a su tía cuando le quitó a Coco el Elefante de sus brazos. Las marcas de mordidas cual animal salvaje en el cuerpo de la profesora del jardín de niños cuando hizo lo mismo con el Gusano Valiente.
Un día él también fue confinado. Pero su mente lo bloqueó.
Siempre actuó como el inocente niño que una vez fue.
Rafael siente que se cae, que es jalado de nuevo.
Estaba sufriendo otro de sus ataques.
Un asesino que fue tratado desde pequeño. Sin darle una solución al problema y a las habladurías en contra de sus amorosos padres.
Sus gritos rompen el silencio. Fue mala idea dejarlo una noche sin su camisa de fuerza y sin otra dosis de calmantes.
Era un caso.
La mente del niño aún conservaba la cordura a duras penas, mientras gritaba por ayuda.
Demasiado inestable para una cárcel o reformatorio, ideal para una institución mental.
En donde caminará entre napoleones, personas que son dos en una, jóvenes que pelean contra sus hermanas difuntas.
Finalmente encontró un lugar al que pueda llamar hogar, sin dañar a otros.

Spammer
17-12-2009, 18:43
Muy buena, la historia, sin duda :victoria:
Pobre changuito :omfg:
En la ultima parte me enrede un pokito 'nn
Pero ya despues le cache la onda, era tipo unchikito psicopata y justo ahi se acuerda de todos esos malos recuerdos reprimidos u.u

Reitero, ta buena la historia y la narracion, me gusto :D
Un abrazote ;)

Catalina
17-12-2009, 19:05
Vaya.... m dejste sin palabras Thor. Q buena historia;)

Nunca me esperaba un cuento con un final de esa forma... Me gusto mucho:)

Sigue creando mas historias, y explotaras aun mas tu talento!:clapclap:

Kaelos
17-12-2009, 19:26
me encantó!!
:bravo:

:lol:

wena thor...

me hiciste acordarme de una amiga que es misantropa.. :mnm: