PDA

Ver la versión completa : LA VICTORIA DEL CULPABLE



el mundo
02-01-2010, 17:16
Un pequeño relato, ojala que les guste

Los días ya no pasan y mi soledad se va haciendo cada vez más pesada y larga. Hoy es mi última noche, y un invitado acude a escuchar ¿mi última
Confesión?
Los primeros años en prisión estuvieron plagados de golpes, insultos y humillación, después me fui a acostumbrando haciendo lo mismo con los que recién habían entrado, pero algo dentro de mi me pedía que fuera por mas.
Los días en prisión eran aburridos, extrañamente sucedía que un reo matase a otro solo porque su cara lo hartaba, algunas veces me sentía realmente horrible y un sentimiento desconocido invadía mi cuerpo. Algunas otras meditaba sobre mi situación sin remedio, estaba condenado a muerte y no me dieron una celda apartada ya que ellos sentían repulsión hacia mi y decidieron tratarme como otro sujeto que jamás llegara a ser alguien, nunca podía encontrar algún estado en que me pudiera sentir vivo otra vez.
Cierta vez estuve involucrado en una pelea en la cual el otro sujeto murió accidentalmente, la sensación de aquello hacia nacer dentro de mi ser una humilde esperanza pero por eso también me dieron un duro castigo al que no me importo en absoluto.
Pasaron 3 meses después del hecho y aquella sensación volvió a mi cuerpo, claro que debía saciarla pero ¿como? Uno de los chicos nuevos era muy retador y cuando estábamos en el comedor me insulto, así que sin dudarlo le pedí un puñal a un reo y ese mismo día ya sabrás lo que paso. El castigo fue severo pero no me importo, lo que me importo era que la humilde esperanza se había convertido en mi mayor prioridad.
Tuve que pensar demasiado bien para que nada saliera mal, ¡sabes cuán difícil es cometer el crimen perfecto!, sabía que si salía mal iba morir muy feo y mi única esperanza iba a desaparecer así que pensando en eso mi plan se demoro 6 meses ¡6 meses! Pero valió la pena, si que valió la pena.
Esa noche fría y melancólica, un ambiente perfecto, un oficial que hacia su rutina de observar las celdas merodeaba hasta que llego a la puerta de mi celda, pobre, jamás sabrá lo que lo golpeo, oh me equivoque, todavía suplicaba por su miserable vida cuando le saque las tripas jajajajajajajajaja pero pensaras ¿cómo se deshizo de ese saco de carne?, secreto mi amigo.
Bueno, creo que nuestra conversación ha llegado a su final pero se que hablaremos de nuevo, eso es una promesa. Ahora mi amiga y yo tenemos asuntos pendientes. Bang.

trukuprij
13-01-2010, 22:15
hola, esta buena tu historia.
sólo pónle acento a algunas palabras: importó, ¿cómo?, sólo, demoró... no recuerdo más palabras.

saludos.

Rach
14-01-2010, 01:54
Vaya realmente es muy buena historia gracias por compartir :)


Espero ver más de tu trabajo por acá ñ_ñ