PDA

Ver la versión completa : Puerta al ojo siniestro



Thor_Maltese
13-07-2010, 22:09
El pequeño Miguel era el azote de su urbanización. Que niño más problemático, si no era por las pesadas bromas que gastaba en su colegio, eran las quejas de los vecinos por sus ventanas rotas, mascotas enfermas o azúcar en los tanques de gasolina de los autos. El niño realmente era un problema. Y siempre sonriente, sus enormes mejillas y ojos claros le ayudaban a sortear los regaños de los adultos.
Ni las adolescentes que prestaban el servicio de niñera querían cuidarlo, y comenzaban los padres a estar hartos de tanto impedimento y malos ratos que les hacia pasar su hijo.
Una noche, los padres de Miguel, querían ir al cine, y no tenían nadie con quien dejar a su retoño.
-No se preocupen-les dijo por teléfono la señora Sandy- yo les cuidaré a su hijo con mucho gusto.
Miguel al escuchar esas palabras tuvo un escalofrío. Quedarse en la casa de la señora Sandy era algo que no quería, y por muchos berrinches y gritos que hiciera no había forma de cambiar ese hecho. Era mejor tratar de comportarse y comprobar las habladurías de los muchachos de bachillerato acerca de esa casa.
Si la señora Sandy tenía algo que no se podía evitar dejar de mirar, un ojo que tapaba con sombreros y velos. Decían que era un pariente de Medusa, que ese ojo podía convertir en piedra al que lo viera, o que podía entrar en los rincones más profundos de la mente de la persona que lo viera.
Miguel fue dejado en la casa, un poco tenebrosa y llena de polvo de su niñera por esa noche. El miedo era la fuerza que lo mantenía tranquilo, la fuerza que le hacía resistirse a los dulces que le ofrecía su anfitriona tan amablemente.
-Ya van a ser las nueve, es mejor ir a dormir-comento la dueña de la casa a su invitado- si te da sed puedes bajar a beber agua, pero ni se te ocurra ver a los ojos de mi mascota.
Y con esas palabras el travieso Miguel volvió en si. Y quizás esa mascota era la que ocasionaba los cuentos sobre esta señora.
Esperó a que ni se escucharan las chicharras en las lejanías y bajo a buscar la mascota en cuestión y verla, como lo haría cualquier niño curioso.
Sobre un balcón de la cocina dentro de una jaula de delgados barrotes, tapada con un grueso pañuelo se encontraba la querida mascota.
-¿Qué te puedo hacer? Torcerte el cuello, meterte en el horno encendido, o apretarte hasta que tus ojos exploten. Hay tanto que hacer.
Con cautela se acercó, levantó el pañuelo hasta ver la puertita de la jaula y en un rincón el animalito. Lo sacó violentamente y el animal reaccionó mordiendo al niño en una mano, el niño comenzó a marearse y cayó pesadamente al suelo. El animalillo subió por su pierna y se posó sobre su nariz, mirándolo con fieros ojos.
-Te dije que lo dejaras en paz. Ahora te invito a ver en sus ojos. Te presento a la reptil medusa. No te convertirá en piedra pero te comportaras en una. Dejaras de hacer tanto desastre, vivirás con el miedo a volver a verle fijamente, como lo hace ahora, a sus encantadores ojos rojos. El veneno mágico que te inyecto al morderte hará que te ardan las entrañas si vuelves a pensar en travesuras, te hará padecer una fiebre alta, con terribles pesadillas. Desde ahora serás un niño bueno como lo quieren tus padres.
Fue a partir de ese día que todos se sorprendieron con el cambio del pequeño Miguel. De ser un problema para sus padres pasó a ser un niño bueno, aunque un tanto miedoso, pero ¿Quién no lo estaría después de esa experiencia?

kaskajo
22-07-2010, 16:22
corto pero bien realizado.lo que no me he dado cuenta si tenia moraleja.¿haces guiones de comic?

kaskajo
24-07-2010, 00:50
a mi me gusta dibujar ,en kaskajo presentandose en el salon de novatos;creo que hay algun enlace para ver mis dibujillos.