PDA

Ver la versión completa : Relatos de Bastian Grant: 01



BastianGrant
10-10-2010, 23:57
En día un tanto raro. Con una casi discución como preludio. Una posible futura amistad con una compañera del foro y la inspiración de otros dos, es que me animo a subir un relato que escribi hace un tiempo.

Subiré el primer capítulo hoy. Leeré los comentarios vertidos y prometo al menos por esta vez, luego concluir la historia.

BastianGrant
11-10-2010, 00:00
CAPÍTULO I

Reflexiones


“Tuve un sueño un tanto extraño, más bien sería una pesadilla; él se acercaba pero no era el mismo, quería hacerme daño. Desperté sobresaltada y como siempre estaba junto a mí, me estaba contemplado y, tengo por seguro, me había rescatado de ese sueño. Porque él siempre me ha cuidado, y siempre lo hará”. Fueron sus últimas palabras en la sesión de hoy. Lina se muestra como siempre; brillante, dulce, sin atisbos de padecer algún mal, sin motivos reales que justifiquen su estadía en esta institución mental. Me considero entre los mejores en mi campo y tal vez sea por mi prestigio o por vanidad pero, el hecho es que no encuentro una explicación que no me conduzca a diagnosticarla como… pero nuevamente me quedo en silencio y nublo mi mente. Tal vez no sea el mejor o me esté dejando llevar por… No quiero aceptarlo. ¿Y si aquello que dice es verdad?

No es tanto el tiempo que llevo tratándola, si no los progresos que hemos conseguido “Las mejoras son significativas”- Es lo que digo si tengo que responder a su familia pero, la verdad me encuentro estancado, sin poder continuar, sin una dirección u orientación que me guie, me encuentro perdido y estoy llegando a pensar que cada sesión que compartimos tienen como única finalidad darme un motivo, un pequeño rayo de luz, de esperanza y no por ella mas si por mi. Quiero ayudarla pero no se si haya razón para eso o si en verdad la necesite. Entonces me veo fracasando y perdiendo el prestigio que he conseguido, me veo defraudando a su familia, a los que conocí tiempo atrás, también me veo perdiendo mi trabajo y no porque no pueda curarla. No. Todo llega a suceder porque estoy empezando a creerle.

Cuando Sara falleció hace casi 15 años me sumergí en un estado similar al suyo, durante mucho tiempo no encontraba más razones para continuar. Es natural, la conocía de toda una vida y pese a las muchas dificultades que lidiábamos día con día, la sola idea de no tenerla junto a mi siempre me aterraba, ella era de las personas que se muestran mas fuertes pero sé que sentía lo mismo cada vez que las circunstancias nos obligaban a separarnos, cada segundo que no estábamos juntos. La amaba y aún con todo lo que hice para demostrárselo, siempre me diré que no fue suficiente. Si hubiera sabido lo que pasaría… pero no se puede controlar todo, quiero creer que hay un orden mayor en las cosas. La amaba y me consuela saber que ella a mí.

Lina y yo nos reunimos hoy. Es un día cálido así que decido dar un paseo con ella; me muestra una pintura que lleva haciendo hace unas semanas, el joven que ahí se encuentra se llamaba Eduardo, Dado como ella siempre lo llamó. Es muy buena, sus trazos son precisos y hermosos, siempre fue una artista. Algunos días sólo tenemos ánimos de conversar sobre cualquier tema sin importancia y me sorprende cuanto he llegado a apreciar su compañía. Caminamos por el patio de la institución y nos acomodamos en una de las bancas. Un día más que se va y su progreso sigue siendo “significativo”.

Muy pronto esto acabará.

BastianGrant
11-10-2010, 21:08
CAPÍTULO II

Sobre lo sucedido tiempo atrás

“Si algún día debo alejarme, y no me refiero a un viaje, o bueno, tal vez sí. Ese tipo de viaje, tú entiendes…y ya no esté más aquí… ¿Qué pasaría?... no te rías, eres un pesado” (Lina)

Han transcurrido ya muchos días desde que se fue. Me siento sola, me siento perdida sin él, ya no encuentro motivos. No sé si sea la decisión adecuada pero no veo que hacer… sólo quiero acompañarlo… sólo quiero verlo una vez más.

Todos están arriba. Me dirijo al cuarto de baño con una idea fija y Dado en mis recuerdos, “¿si tan sólo estuvieras aquí nuevamente?” Me digo y trato de contener las lagrimas, no puedo controlar las cosas, no puedo estar siempre donde debo, por ejemplo estar junto a él cuando todo sucedió. La vida es azar, son circunstancias incontrolables y simplemente las personas debemos aceptarlas y tratar de superar aquellas pruebas. Quisiera creer que hay designios mayores a nuestra voluntad y que no podríamos llegar a comprender pero no, no es una idea que acepte. Dado estuvo en un accidente junto a otras 5 personas y 4 de ellas tuvieron su misma suerte, la mujer que sobrevivió perdió a su hermana menor y cuando hablé con ella en una ocasión me dijo – ¿Por qué ella? ¿Por qué no yo? ¿Quién escoge, quién hace esa elección? Sólo tenía 6 años y… (Quebró en llanto)… ¿Es que acaso su vida valía menos que la mía?... - Ahora me pongo a pensar en ¿cuál es el valor de una vida? Creo que me estoy volviendo más fría y egoísta pero cuando te topas con algo tan difícil como esto, insalvable… Bueno, o te haces más fuerte de lo que eras y lo superas o te dejas vencer. No me siento fuerte sin él, entonces me doy cuenta que el único camino que me queda es esa segunda opción.

Me veo en el espejo, y siento mucho frio, limpio las lágrimas y me doy cuenta de cuanto he llorado hasta ahora y que es mentira el creer que llegado un momento alguien dejará de hacerlo. Nunca se habrá llorado lo suficiente.

Decir que llevamos juntos toda una vida no sería mentir porque así es como lo sentíamos y eso es suficiente, siempre lo fue para ambos. En un instante revivo un sinfín de momentos juntos, de palabras y un tiempo donde parecía habíamos obtenido una tan merecida y esperada paz; las cosas nunca fueron fáciles desde que estuvimos juntos pero ¿cuándo lo son? A mi parecer un día de alegría siempre bastará porque si ante los días oscuros podemos tener a alguien a nuestro lado, a alguien que comparta nuestra vida, entonces en cierta forma dejan de ser días malos. Cuando tenemos una motivación todo es posible. Tú eras mi motivación – Me digo nuevamente ante aquel espejo, difícilmente me reconozco en él.

Hecho. Así de simple. Todo se ve tan frágil en este lado del espejo.

El piso es muy frio y esta espera se hace infinita; fui capaz de hacerlo y ahora sólo queda el inevitable final, entonces lo veo, está ahí frente a mi, ha regresado y como siempre… como siempre… lo primero que hace es cuidar de mi. Ahora todo estará mejor – Me dice.

Ahora todo estará mejor.

Thor_Maltese
12-10-2010, 18:20
Bastante buenos bro, creo que te hace falta mejorar un poco los aspectos narrativos, con practica y leyendo se mejoran.

BastianGrant
12-10-2010, 23:08
Pero falta...... y se pone mas enredado. 3 capitulos más. y aca va el otro.

Capitulo I: Narrado por el psiquiatra.

Capítulo II: Narrado por Lina

Capítulo III: Una serie de citas hechas Lina, su familia, miembros del hospital y otros mencionados sólo por nombre una par de veces como la esposa del psiquiatra, Sara.

Capítulo IV: Una conversación un tanto especial.

Capítulo V: Narrado por el psiquiatra nuevamente.

BastianGrant
12-10-2010, 23:11
CAPÍTULO III

Cuando todos hablan

“Ambulancias, pasillos, camillas, doctores, enfermeras, luz. Silencio”
(Lina)

“Su intervención fue oportuna señora Rey”
(Doctor)

“Es tan real cómo lo sientas pequeña”
(Interno)

“¿Cómo estás hoy, Lina?”
(Psiquiatra)

“Simplemente perdió la razón”
(Enfermera)

“¿Por qué? ¿Por qué nos pasa esto?”
(Padre de Lina)

“Una chica tan linda, tan dulce ella, debió quererle mucho”
(Amiga de la familia)

“Las cosas van a mejorar”
(Lina citando a Dado)

“Ella, fue ella misma quién atendió sus heridos doctor, la encontramos acurrucada en el suelo y ya llevaba las vendas, incluso ella misma hizo la llamada al hospital, nosotros… nosotros no lo supimos hasta que ustedes llegaron”
(Madre de Lina)

“Haré lo mejor por ella, no se preocupen”
(Psiquiatra)

“No deberías estar aquí, nadie debería, somos parte de un mundo que sencillamente no se preocupa por nosotros, entonces ¿Qué de malo hay en tomar las riendas de nuestra propia vida? Todo es una payasada.”
(Interno)

“Estás volviéndote loca ¿No te das cuenta?”
(Amiga)

“¿Qué quiere decir con que su progreso es significativo?”
(Madre)

“¿Con quien hablabas?”
(Padre)

“Siempre hemos tenido que hacer sacrificios… pero cuando todo pasa siento que valió la pena, realmente valió la pena”
(Sara)

“Sí, lo hacemos, ¿Hay algo de malo en eso? Sólo expresamos nuestro amor”
(Lina)

“Si puedo hacer algo, cualquier cosa, aún si es mínima, para que estés mejor… no dudes que lo haré”
(Dado)

“Cuando todos hablan, difícilmente escuchamos”
(Lina)

BastianGrant
14-10-2010, 22:22
Y bueno para mis pocos lectores aca les dejo el penultimo capítulo de esta historia.

Una conversación especial entre nuestra protagonista y su amado..... y una linea final de un testigo que hace referencia a una canción de un cantante que me encanta y escuchaba en el momento que escribia esta historia. Aer quien adivina, un premio.

BastianGrant
14-10-2010, 22:24
CAPÍTULO IV

Un cuarto, una pareja, una conversación

Dado: Llegó el momento, lo sabes bien. Ya debo irme.
Lina: No.
Dado: Esto no debe continuar, sólo te estoy causando un daño.
Lina: Nunca ha sido así.
Dado: Sí lo es, mira donde te encuentras, no quiero esto para ti.
Lina: Esto no importa, nada importa, estamos juntos nuevamente y eso es suficiente.
Dado: Ellos no lo entienden.
Lina: No podrían, nadie puede entender aquello que no ha vivido personalmente.
Dado: Pero sigues aquí, de verdad no quiero eso.
Lina: No lo hagas.
Dado: Ha llegado la hora.
Lina: No, no, no.
Dado: Es lo mejor, no significará que dejemos de amarnos.
Lina: No.
Dado: Siempre estaré ahí, contigo, no de esta forma pero tú lo sabrás, sé que lo sientes.
Lina: ¿Qué no entiendes que el que te vayas me llevará a algo peor que la muerte?
Dado: No digas eso.
Lina: Él me comentó algo, sobre los sacrificios…
Dado: ¿Y cuánto podrás soportar?
Lina: Lo que tenga que, mientras sigas conmigo podre lidiar con todo esto.
Dado: Soy la causa de que estés aquí.
Lina: No, eres la causa de que siga en este mundo, me salvaste.
Dado: No creo que sea justo, debes continuar con tu vida.
Lina: Y sí, va a continuar, pero quédate conmigo, todo podrá seguir aquí o fuera de este lugar, todo podría estar bien pero ellos no lo aceptan, y tampoco me importa, no es un lugar tan malo este y si es el único punto en este mundo donde podemos juntar nuevamente nuestras vidas, está bien, escojo permanecer aquí.
Dado: No sé que decirte.
Lina: Dime que te quedarás.
Dado: Sólo quería lo mejor para ti…
Lina: Y siempre has conseguido eso.
Dado: Va a ser más difícil cada vez.
Lina: ¿Y estarás conmigo en esos momentos?
Dado: Sí.
Lina: Entonces cómo me dijiste. Todo estará bien.
Dado: Nos escuchan.
Lina: Y pese a todo se niegan a creer.
Dado: No todos.
Lina: Significa que tenemos esperanza.

Interno: Es como un universo de pequeñas cosas… ese que tenemos en nuestra cabeza.

BastianGrant
16-10-2010, 11:24
Y mas tarde la conclución de esta historia.

¿Qué sucederá con Lina? ¿Qué desición tomará el psiquiatra?.... Continuamos con "Una despedida"

BastianGrant
16-10-2010, 23:04
CAPÍTULO V

Despedida

Ya no puedo seguir tratándola. Hoy será nuestra última sesión.

Nos reunimos como en tantas ocasiones y le pregunto cómo se encuentra hoy – Bien – me responde – Me cuenta un sueño que tuvo y continuamos ceremonialmente con la cita. Ha pasado tanto tiempo y me llega a sorprender cuanto llego a conocer a Eduardo, según parece sabe más sobre él que su propia familia, como actuaría ante tal situación, que reacciones tendría en determinados momentos; sabe cosas que muchos piensan es difícil que él le haya comentado pero, ahí está, hablando como sí en verdad mantuviera aún contacto con él. Nuevamente viene ese pensamiento a mi cabeza ¿Y si ella dice la verdad? Podría ser que… ¿podría ser qué ellos establecieron un vínculo tan fuerte? Mientras la formación que he recibido, mi sentido común y mis ideas se contradigan… no me siento capaz de hacer un juicio definitivo sobre este caso; simplemente me estoy negando a pensar más en este asunto.

Regresamos terminada la sesión y le acompaño, no hablamos de mucho en el trayecto, no tendría que estar aquí con ella. Me quedo mirándola un momento “Ya no podremos seguir viéndonos” le digo al momento que descubre su pintura, ya la ha terminado. “Durante el tiempo que he compartido contigo… se ha formado un lazo, y eso me impide seguir tratándote”. Ella me mira y me dice que también ha empezado a sentir algo diferente y que ha sido motivo de algunas discusiones con Eduardo “Pero él lo aprecia mucho y también lo admira como yo, le hubiera encantando conocerlo en mejores circunstancias” me dice mientras descuelga la pintura del caballete y luego yo le respondo “Dile que también me hubiera gustado conocerlos en una vida diferente”. Silencio.

Es difícil explicar lo que sentí en ese momento, ya estaba todo dicho, hablé con un amigo y le pedí que se ocupará de ella de ahora en adelante, traté de ser lo más claro con él sobre lo que había ocurrido y mis impresiones, me recomienda que tal vez deba tomarme un tiempo indeterminado de vacaciones y creo que prestaré atención a su sugerencia.

Me acerco a la puerta y ella me obsequia la pintura en la que trabajo durante tantas semanas, ahí están ella y Eduardo, juntos en un paisaje que se presenta esperanzador, pero tan similar al patio donde compartimos tantos días juntos, llego a imaginar que es, precisamente, ese mismo lugar pero sus rostros no reflejan ningún tipo de preocupación. A veces podemos encontrar un pequeño cielo en el más horrible de los panoramas.

Acepto el regalo y ella se dirige a su habitación. La despedida no fue larga ni emotiva en exceso, sólo lo justo y debido pues ambos sabemos que así es mejor. “La locura está en el ojo de quién juzga las cosas desde su punto de vista” Me dice uno de los internos. Y le creo.

Las cosas seguirán su curso, todo siempre continúa para bien o para mal. Ahora estoy a un paso de la puerta y me da miedo pensar que tal vez ya no sepa distinguir en donde estoy porque, después de todo, ¿Quién juzgará mis acciones?

Cruzo aquella puerta por última vez y antes de salir observo aquel retrato, veo a Eduardo y sólo puedo decirle una cosa “Realmente sería muy difícil competir con alguien como tú”




FIN