PDA

Ver la versión completa : La casa esperanza



allajose1
15-11-2010, 18:54
Todo esto es real, cada paso que di en ese lugar es algo que jamás olvidaré


La casa Brown, la más temida casa, todos decían q allí habitaban tres muertos que fueron mutilados por el mismo demonio.
Yo era nuevo en el vecindario y no tenia un lugar adonde dormir así que tuve que ir a esa casa. Era una casa normal, mejor dicho más que normal, estaba más limpia y linda que cualquier otra casa en el pueblo, pero como. Han pasado 10 años desde que nadie vive ahí, solo Dios sabe por qué esa casa estaba así.
Cuando llegue me senté en un sillón muy cómodo, fui y puse mis cosas en la habitación central me puse a leer el periódico eran como las 10 de la mañana mi cabeza sentía que iba a explotar, ese calor no me dejaba ni leer así que fui a buscar algo de tomar tome mi botella y bebí, justo después de eso me entro como un viento entre mi cuello era un viento muy frío y casi sentía que me decía algo, creí escuchar unas palabras pero no puse atención. Después de beber mi agua me eche en el sofá y comencé a leer. De pronto vuelvo a sentir ese escalofrío que sube por mi espalda hasta mi cuello y llegó a escuchar algo.
-Ven con nosotros…
Apenas escuché eso me puse de pie y comencé a buscar alguna persona que me estuviera jugando una broma pero nadie estaba allí, pensé que fue mi imaginación. Seguí leyendo, son las 5 de la tarde ya el sol se esta ocultando fui a encender las candelas ya que en esa casa no había luz, prendí la primera luz y escuche algo como una canción de cuna…
Pero no preste más atención, fui a mi cuarto y encendí la candela y volví a sentir ese escalofrío ya estaba arto de eso así que comencé a recordar lo que me habían dicho sobre esa casa, que estaba poseída por tres fantasmas asesinados por el mismo demonio. Me quede muy quedito en donde estaba luego me rasco la cabeza y me comienzo a reír a carcajadas diciendo.
- ¡Ajajá! Fantasmas, si como no
Me fui a lavar la cara para estar mas despierto pues me estaba durmiendo, puse mi cara en la pila y me eche agua en la cara después de eso me sequé la cara y me volví a ver al espejo pero de pronto veo por medio del espejo que un niño sin manos y muy blanco, con unas ojeras muy grandes y con una bata de baño me estaba mirando. Yo muerto del miedo comencé a rezar en voz baja de pronto el niño ya no estaba, yo me caí al suelo de la impresión. Ya comencé a creer en historias de fantasmas después de eso, pero no del todo, ya que pudo haber sido un sueño pero seguía asustado.
Me senté en el sofá a leer un libro, mis manos me temblaban, no podía ni leer así que fui a fuera a ver lo que pasaba en la calle…
Después de eso me alivie un poco, me fui a tomar mi té de las 10 de la noche pues como es lógico eran las 10 de noche. Ya me estaba durmiendo en el sofá cuando escucho que se avecina una fuerte tormenta, eran las 11:30 PM ,cuando veo de nuevo al niño frente a mí ya me había dado cuenta de que no era una ilusión entonces salgo como alma que lleva el diablo pero las puertas y ventanas se cerraron de golpe frente a mi cara, después veo atrás sobre mi hombro y veo al niño acercándose cada ves mas hacia mi, yo muerto del terror caigo al suelo y empiezo a gritar pidiendo auxilio pero era inútil el niño estaba a punto de tocarme pero cayó un rayo muy fuerte y eso hizo que el niño se fuera, ya no estaba pero apenas abrí los ojos y me puse de pie vi que todas las candelas estaban apagadas menos la del comedor también vi que eran las 12 de la noche , todos los relojes estaban parados en esa misma hora pero mi reloj de bolsillo decía que eran las 12:45.
Pero lo por de todo fue lo que vi en toda la casa, pues ya no era la misma de antes, estaba toda sucia, las paredes estaban llenas de rasguños y sangre, también vi que había cuerpos mutilados en el techo de la casa todos guindando de un alambre de púas , en el suelo habían partes del cuerpo descompuestas y vi que un cuerpo mutilado se estaba moviendo yo me aleje pero después todos los cuerpos comenzaron a hacer lo mismo todos me decían cosas como: ayúdanos, ven con nosotros y cosas así pero yo comencé a gritar, fui corriendo hacia el comedor y cerré la puerta de un solo golpe. Estaba tomando mucho aire pero deje de respirar ya que otra vez en frente mío había una figura de ojos rojos como el infierno, con cabello largo y lacio, toda vestida de negro y con una cruz en su cabeza, yo solo la vi pero la figura se fue. Yo me fui a ocultar al sofá de la cocina, en posición fetal y temblando del frío, de la muerte y del miedo comienzo a escuchar unas cadenas acercarse hacia mi, yo me estremezco más y más , sentía las pasos sobre mi y otra vez volvió el escalofrío por mi espalda pero de pronto el sonido desapareció y yo alcé la cabeza y comienzo a buscar algún fantasma pero no había nada así que me Salí del sofá y comencé a caminar y de pronto alguien toma mi mano y comienzo a hacer fuerza para soltarme pero era inútil. Esa mujer de negro me estaba arrastrando hacía un hoyo de fuego, la mujer comenzó a gritar con una vos muy aguda y su boca de hizo 10 veces mas grande, parecía muy enojada, yo estaba luchando por soltarme de esos brazos, pero mi pie ya estaba dentro del hoyo pero no sé como de la nada la mujer no aguanto mas y ella se fue sola al abismo infernal y esos ojos rojos aún los recuerdo.
La pesadilla estaba cada ves peor ya que vi que el único cuarto de la casa que conservaba su buen aspecto era el cuarto en donde yo me aloje pero por desgracia tenia que pasar el pasillo para llegar hay. Las 2 AM yo estaba pensando si tenia que pasar el pasillo o esperar a que algún demonio me llevara a las entrañas del infierno, pues lo que hice fue caminar por ese pasillo, que en lo general era muy corto pero en esta ocasión se me hizo interminable ya que vi al otro fantasma juste en frente de mi cuarto , me miraba fijamente, yo también lo mire pero el de pronto desapareció como el viento cuando se lleva al humo, seguí caminando hasta el cuarto pero antes de llegar me sujeto algo de mi brazo pero no sabia lo que era, ya que era invisible pero poco a poco fui viendo que eran los cuerpos mutilados tomándome del brazo y haciendo sonidos extraños como cuando alguien tiene la boca tapada, yo trataba de soltarme con todas mis fuerzas, ya al fin pude soltarme de esas manos rotas y sangrantes que me tomaban , mi camisa quedo toda rasguñada al igual que mi pantalón pero fue eso nada mas, al fin llegue a mi cuarto ese cuarto lleno de cosas muy antiguas lleno de espejos, cuando llegue tome mucho aire y me escondí el lado de un espejo, estaba esperando hasta que los fantasmas se cansaran de buscarme.
Ya eran las 4:00AM y yo me estaba durmiendo pero me ponía alerta con el mas mínimo ruido, escuche un ruido de la cocina, un plato roto entonces me acurruqué en ese espejo y comencé a escuchar el viento muy fuerte y de pronto se abrieron todas las ventanas del cuarto y me puse de pie y luego veo al ultimo fantasma que había visto al frente mío pero el estaba metido en el espejo apenas lo vi mis ojos no pestañeaban y me empezó a faltar el aire, me caí al suelo retorciéndome... el aire no entraba en la nariz y yo estaba en mis últimos momentos pero no se con que fuerza me fui a quebrar el espejo en donde se encontraba el fantasma con mi puño y cuando lo quebré comencé a pestañar y a respirar. Yo tomando mucho aire me puse de nuevo de pie y vi que las ventanas estaban abiertas. Corrí hacia la ventana pero se cerró en mi cara y el fantasma me tomó de la espalda y me tiro contra los vidrios rotos, me levante y corrí.
Ya eran las 5:00am.
Corrí con todas mis ganas hasta las escaleras para bajar, mire hacia atrás y vi que el fantasma venia hacia mi volando por toda la casa, llegue al salón principal y me escondí debajo de una mesa pero el fantasma con ese aspecto de hombre sin pies y con la mitad de la cara como masticada me encontró, y me levanto de pronto me empezó a tirar contra todo lo de la casa, yo medio moribundo vi mi bolso tirado en el suelo de casualidad mi madre me había puesto una Biblia negra en la bolsa extra logre sacar la Biblia y se la enseñe al demonio. El me volvió a ver y entonces su cara se comenzó a poner roja y sus dientes se hicieron colmillos, su boca se abrió más de lo normal y comenzó a gritar en una vos muy aguda como la mujer de negro y se alejó. Yo no sabia que hacer, entonces comencé a correr hacia la puerta principal pero estaba sellada, en eso veo que empieza a soplar muy fuerte el viento y se comienza a hacer un tornado en medio del salón, todas las cosas las levantaba, después vi que muchos fantasmas salían de las paredes de la casa hacía el tornado, cada fantasma me miraba y seguía su camino hacía el tornado, también vi que el niño sin manos, la mujer de negro y el hombre sin pies también se dirigían hacia el tornado, yo comencé a pensar en como salir pero el ver todas esas almas en pena dando vueltas en el techo de esa terrorífica casa no pude ni pensar. Cada ves daban vueltas más y más rápido, el tornado me estaba atrayendo pero me sujetaba de las escaleras y en eso veo que todas las ventanas y puertas de la casa se abren y empiezo a correr hacía la salida, pero el tornado era más fuerte que mi malherido cuerpo, pero mis ganas de vivir eran mucho mas fuertes que eso y comencé a dar pasos muy pequeños hacía la puerta.
5:45AM y el sol ya comenzaba a salir, pero los fantasmas no me dejaban abandonarlos, tome mi Biblia y se lo tiré al tornado.
El tornado comenzó a dar vueltas más aceleradamente, todas las almas salieron volando hacia las paredes de la casa , ya todo había desaparecido, yo corrí hacia la puerta pero el hombre sin pies, el niño y la mujer de negro estaban de espaldas de mi salida y de frente ellos me miraban con esos ojos del infierno, yo tome aire y comencé a correr y mientras corría iba gritando, los fantasmas hicieron sus caras espectrales pero eso no me detuvo, corrí y corrí hasta pasar la puerta entre los fantasmas que se desvanecieron antes que pasara.
En eso veo todo mi cuerpo y me empiezo a tocar la cara mientras reía, y veo que en mi pie estaba pegada una página de la Biblia que tire al tornado de almas, eso fue lo que me salvo de que los fantasmas no me tomaran antes de cruzar la puerta.
Me quite el pedazo de hoja y lo puse en mi bolsillo y vuelvo a ver atrás y veo al niño mirándome fijamente en la puerta de la casa en eso el niño puso sus ojos completamente en rojo y desapareció, yo camine hacia el amanecer.
Ahora tengo 97 años y esto es lo ultimo que puedo escribir ya que e pasado 72 años de mi vida en un manicomio entre cuatro paredes y el medico me dijo hace un mes que me quedaba un mes de vida…
En este manicomio fue narrada la historia que fue real y que ahora que lo pienso fue mejor estar en esa casa, que en este infierno al que estuve condenado toda mi vida.