PDA

Ver la versión completa : Las promesas que hice



VLDS
14-01-2011, 10:58
Esto ocurre cuando se descubren sobre la llegada de los extraterrestres a la tierra y muchas cosas tránsfugas, pero particularmente, el punto de vista de Tom

CAPITULO 1

La alarma resonó por todo el universo, y más allá. De eso estaba absolutamente seguro, al momento que su mano, el demiurgo de la creación de este día particular, alcanza como si fuese el mismo juicio final el bendito botón que apague la trompeta final, anunciante del justo castigo de los impíos. El reloj sale volando por los aires y va más allá que cualquier cohete de la Nasa, allá... en el patio del vecino, su amigo, Ron.

Él despierta somnoliento, su vista intenta acostumbrarse a la penumbra de la habitación, una ventana esta sin embargo siempre abierta. Por el portal donde salió el despertador. Sus pies pisan la alfombrilla, buscan las pantuflas y no las encuentra. Bosteza, cierra los ojos, estira sus piernas, se levanta, rasca su trasero e inicia la caminata espacial. Aun está desorientado, mientras orina en el baño, mira al espejo, se nota poco rasurado, pero está bien, aun se encuentra apuesto.

-Tomás, baja ahora!
-Ya voy má- se limpia la cara, mira sus ojos... ¿que hizo anoche?
-Tomás!
-Ya voy má!

Su caminata desciende las escalas, sus piernas pesadas retuercen los peldaños y camina rumbo a la cocina, de estilo americana. Nada fuera de lo común, salvo el dios moderno, la televisión. Están su madre y su hermana, no lo miran ni un momento, el solo va al refrigerador, saca la leche, se sirve en un vaso y lee el diario en el mesón, un desnivel deja a sus familiares viendo la televisión. No hay palabras entre sí, es lo mismo día a día, la farándula seguramente con su hormigueo sempiterno. No interesa, las noticias del diario son las realmente importantes. Después de 20 minutos repara que es el diario del día anterior.

-Tomás, sería bueno que llamaras a Lia.
-No tengo su nueva dirección, me dijo que me la daría cuando estuviera ya en su nuevo departamento, no importa, ya me llamará. La bruja espera que yo llamé, no tengo porque, no es el fin del mundo.

Unas tostadas salen despedidas por los aires. La madre de Tomás lo mira un momento, la hermana no está pendiente más que de la televisión. Tomás come sus crujientes emparedados y relee noticias ya viejas.

-Tomás
-Mamá, yo la llamaré, no pasa nada
-Tomás, la televisión

Una mirada rápida comprueba que está todo bien, no humo, no mala señal. Vuelve al diario, pero algo está mal, vuelve a ver, su contenido. El Breaking News parpadea incesantemente mostrando un plato metálico sobre un edificio, al parecer sobre New Hampshire. Una mirada de extrañeza presta atención a la presentadora de noticias.

-...el sistema nacional de monitoreo aéreo. Las luces parecen estar perfectamente estáticas y no parece hacer nada más, lo estamos viendo en directo, no hay nada más, se ha mantenido en esa posición por toda la mañana. Vamos ahora a la flotilla en Londres...-la imagen es realmente sorprendente, habían miles de esos platillos suspendidos en el aire, perfectamente inmóviles, sin rotación, ni una luz, más que su plateada y reluciente forma, un tétrico art noveau- Repetimos a los televidentes, este fenómeno ha aparecido a lo largo de todas las grandes aglomeraciones urbanas del globo. Su número dependiendo por la demografía están en su mayoría en el hemisferio norte. Repetimos: esto es real, aun no estamos con suficiente información para detallar que son exactamente estos platillos, pero la opinión pública afirma en un 85% que estas son naves extraterrestres...

Tomás en adelante escucha repetir lo mismo, nada más. En adelante las noticias repiten una y otra vez el desconocimiento absoluto de algo sorprendente, algo histórico, un día de eso que recuerdas el resto de tu vida. Pero en un segundo, lo que era algo en televisión, retuerce un escalofrío en la columna, el cuello, de Tomás. ¿Qué significaba esto? aun estaban todos shockeados, sin saber qué hacer, el mundo se detiene. Las imágenes muestran lo mismo en ciudades de todo el mundo, unas de noche, otras de día, unas europeas, asiáticas, americanas, todo es lo mismo ¿que es? Pero cuando esto no fuese suficiente, Tomás recuerda un nombre...

-Lia

Lia era la más antigua amiga que recordaba, eran vecinos, cuando Rob su hermano menor aun no aprendía a caminar. Jugaban cerca del rio, en medio de los sauces, allá donde nadie los encontraría jamás. El país de los secretos, ese país de niños, cuando uno era bueno, antes que llegase el mundo. Una edad dorada. Ella se mudo hace poco más de un mes a Londres, y el solo vivía en un pueblo al sur de Liverpool.

Y en ese momento muchas cosas pasaron rápidamente en su cabeza. Y es cuando piensas que tienes todo asegurado, pero en verdad no es así. Cuando tomas verdadera importancia de lo que tienes, que es lo que tienes, te das cuenta que siempre fuiste un idiota por no ver más allá. Un temor lo inunda, su celular... sin dinero, debe ir por un teléfono. Descuelga rápidamente el teléfono de la cocina y no marca absolutamente nada, las líneas están copadas. Millones de personas están volcadas a comunicarse, y el, se levanto tan tarde, que ahora está en una fila, en su final.

-Lia
-Tomás, ella llamó en la mañana, dijo que estaba bien, que recordarás la promesa, que estaba ella segura. Hijo, ¿qué prometiste?

¿Promesa? ¿cual promesa? las sirenas inundan el pueblo, tocan las campanas de la iglesia central, la familia sale fuera de casa y ve perfectamente como además del resto de familias de la avenida hay una luz que toma múltiples formas hasta expandirse y transformarse en una enorme plato metálico volador, estático. La gente tiene susto, temor y de improviso algo parece despertar por fin al ser humano. Que no están solos, pero en ese momento no pareció importarle otra cosa a Tomás que Lia.

-Má, debo ir por Lia, la traeré de vuelta.
-Tomás no puedes ir a Londres ahora, las autopistas están colapsadas.
-No si voy con Benedict
-Benedict mes un alcohólico, es mala influencia Tomás
-Es mi amigo y solo él puede ir a Londres, volveré estoy seguro.

Tomás corre a su pieza, se viste rápidamente, carga su mochila con lo que encuentra a mano en su cocina y sale tan rápido como no pueden notarlo aun, fuera una camioneta de Pizza Planeta se detiene y Ben ya lo espera.

-Sube degenerado- él es Benedict
-¿Por qué te llama degenerado Tomás?- la madre de Tom se tapa con la bata
-Porque es un idiota- y el es Tom- llamaré y volveré
-señora- Benedict saluda levantándose la gorra

El acelerador es pisado y la camioneta ruge por el vecindario y más allá.

VLDS
14-01-2011, 10:59
CAPITULO 2

VLDS
14-01-2011, 11:02
CAPITULO 3

Kaelos
14-01-2011, 13:19
mi heroe... :snif:

, y digame Marques de Talca, q lo animo a esto? lo podemos incluir en la revista?

VLDS
14-01-2011, 13:36
el aviso de un profesor sobre prepararse para una invasion extraterrestre, si lo terminara

Kaelos
14-01-2011, 15:11
podriamos subir capitulo por capitulo... te apuntas? :ponesu mano sobre la pistola: