PDA

Ver la versión completa : Dos caras de diferentes monedas



Doctor Doom
08-07-2011, 21:49
Bueno, este es un relato largo, un fanfic de warhammer 40.000, pero no se preocupen si desconocen de que se trata, no hace falta para entender el relato. Sin más preambulos:





Dos caras de diferentes monedas
http://img97.imageshack.us/img97/3721/portadaiv.png




Nuestra especie por encima de las demás

El Tisorios, nativo del planeta Tangelis, del subsector Magrott, es uno de los depredadores más temibles y mortíferos del planeta. Mortal, hermosamente rapido y fuerte, esta criatura al contrario de lo que se rumorea, no es un peligro para las poblaciones humanas del planeta, sino al contrario ya que su alimentación es uno de los pilares del ecosistema del mundo, o mejor dicho, era, pues ahora el último ejemplar de su especie acaba de morir aplastado bajo una enorme bota. Aunque a nadie le importa, no en este mundo, ni en este universo donde la humanidad, que se ha esparcido por toda la galaxia, vive una interminable y desesperada batalla por su supervivencia contra alienigenas,demonios y traidores, por lo que una especie menos no es algo que importe, especialmente aunque quizás los únicos que noten su extinción sean a sus asesinos, un grupo de violentos orkos, cuando se den cuenta de que no se encontraran peleando con más de esas cosas, aunque poco duraría, pues la raza orka consigue contrincantes en cualquier sitio:

-!Eh, Eztrujakozaz! - le grito uno de los orkos a un compañero de tamaño similar, que estaba devorando lo que quedaba del cuerpo del antes imponente Tisorios-! Eze trozo ez mio!

-!¿ Y no vaz a venir a buzkarlo?! - El otro orko no tardo en responder a la vacilación de Eztrujakozaz, abalanzándose encima de el, golpeándose uno a otros, pero la pelea fue rotundamente terminada cuando dos rápidos golpes, que hubieran partido cráneos humanos, cayeron sobre ambas cabezas, volviendo la atención hacia el gigantesco noble , que los doblaba de tamaño y los miraba con arrogancia y rabia: ( es decir, la mirada típica de cualquier orko hacia alguien más pequeño que él)

-! Vozotros, eztupidoz kanijoz! ¡ Loz chikoz de Urglain pronto eztaran aki y el jefe kiere ke le demoz un zaludo al eztilo Zangre Verde, azi que preparaoz zi no kereís que también oz zalude! - Gulazk era como todo noble orko, encargado de hacer que las ordenes de su kaudillo, el orko más grande de la tribu, se cumplieran, una de las cosas que mejor sabía hacer, por debajo de pelear, aunque muchas veces las dos actividades eran complementarias. Sus rugidos estabilizaron al resto de la horda orka preparando estos, sus largas armas blancas conocidas como “ rebanadoras” y recargando sus toscas pistolas y otras armas de fuego.

-! Aki eztán, jefe! - el que hablo no fue ninguno de los orkos sino la espalda de Gulazk o mejor dicho el pequeño ser verde, encerrado en una jaula casi de su mismo tamaño que estaba situado en ella, que había visto en el camino a un polvoriento y destartalado kamión acercarse hasta donde estaban,- ! Y zon muchos!¡ Noz van a venzer!

Gulazk le dio un codazo a la jaula, arrancando una maldición a la pequeña criatura.

-! No, kanijo! - el bestial noble orko saco entonces su arma particular, una gigantesca hacha de dos manos con alguna especie de motor unido primitivamente a la hoja, haciendo mover el arma - ! Elloz van a perder!

-Pero, jefe... ez verdad, zon muchos, maz ke todoz nosotroz juntoz... ¿ ke hazemoz? - inquirió el orko, Krotiuz Ñakañaka que se había peleado con Eztrujakozaz, armado ahora con una burda metralleta.

-!No importa, ganaremos¡ !Kada uno de nozotros vale....muchoz de elloz!¡ Tenemoz mejores dakkas y chikoz! ¡Elloz ni agallaz!¡ Ahora, vamoz, zaludazlez y empezemos!


Así, uno de los orkos, disparo contra el kamión una especie de misil, impactando en la parte trasera, devastando las ruedas y también a muchos de los orkos apostados allí, que al ver a la tropa de Gulazk correr hacia ellos con un gran y estruendoso !Waaaaaaagh!, no tardaron en saltar del vehículo para enfrentarlos, todos menos uno, que sostenía una gran akribilladora y disparaba su mortal fuego hacia sus enemigos, cayendo algunos, aunque no aminoro la marcha y los dos grupos se enzarzaron en combate. Gulazk aplasto a su primer adversario con un potente golpe vertical de su hacha, reduciendo al orko a pulpa verde y luego continuando con un pesado arco que partió a la mitad a dos orkos enemigos y a un tercero amigo, pero de repente el artillero dirigió su akribilladora contra el noble, recibiendo este varios potentes disparos que lo hicieron caer al suelo y aunque las balas no llegaron a atravesar su dura armadura y piel, el dolor no hizo más que enfadarle, fijando su atención en el artillero, contra el cual lanzo su hacha que impulsada por la enorme fuerza del orko, choco contra el orko y el arma, haciendo explotar a ambos en una colorida explosión verde. Así, desarmado, Gulazk no pudo detener el embate de otro orko, seguramente el noble enemigo, casi de su mismo tamaño, con dos grandes rebanadoras que clavo una y otra vez en la piel de su rival

-!Ja, ja, ja, ja!¡ Remojare nueztraz armaz en vueztraz patetikaz agallaz, kanijoz!¡ No erez nada para Urglain y menoz para mi!

Pero Gulazk no se había rendido y agarrando los brazos de su oponente, le sacudió un potente cabezazo que lo hizo retroceder, aprovechando entonces para abalanzarse sobre él golpeándole la cara varias veces con sus manos desnudas:

-! Tu no podríaz ni con un rozado! ¡ Ni con un delgaducho orejudo!¡¡ Yo zi!¡ Yo puedo kontigo y kon todoz! - el noble continuo pegandole hasta que la cara de su enemigo, acabo aplastada e irreconocible, arrancando entonces su enemigo una de las hileras de dientes y usando esta como arma durante el resto de la batalla que termino cuando los chikoz de Urglain huyeron ante la ferocidad y la fuerza de sus enemigos que vociferaron mientras Gulazk alzaba la hilera de dientes de su enemigo como trofeo. Había sido una buena batalla, que fue aún más buena a la hora del saqueo, pero para el noble orko no había sido suficiente, pues el no quería luchar siempre contra las otras tribus de orkos, ya que por muy divertido que fuese, sabía que en los valles había muchos humanejoz, que eran más debiluchoz que cualquier orko, pero si les atacabas bien, el noble sabía que vendrían más humanejoz, cada vez más grandes y fuertes, empezando entonces una gran batalla sin fin y enormemente entretenida. Eso era lo que quería Gulazk y eso era lo que pronto conseguiría...




La Ignorancia del Conocimiento

La nave imperial apareció de la nada en el frió vació del espacio, como si hubiera atravesado el espacio y el tiempo mismo, que en realidad era justo lo que había hecho, ya que acababan de salir de la disformidad, algo que en el interior de la nave significaba un momento tenso, como se podía comprobar en la conversación de dos de sus tripulantes:

-Maldita sea, odio la disformidad, te juro que cuando la atravesamos, escucho cosas... voces o algo. Te juro por el Emperador que es lo que más odio.

-A mi lo que me pone de los nervios son los malditos murmullos del astrópata cuando estamos en ella, menos mal que esta vez no estuvimos mucho tiempo en ella.

-Oye, no te confíes en eso, el tiempo en ese lugar es engañoso. Una vez, me contaron que una nave comercial que entro en la disformidad para un viaje corto a otro sector tardo nada más que unas pocas horas en llegar, pero cuando lo hizo, se descubrió que para la nave en la disformidad habían pasado siglo, o milenios quien sabe, pero cuando la encontraron y descubrieron su estado, hicieron una expedición a su interior... y de pronto volaron la nave en miles de pedazos. Mejor no saber lo que había allí.... nosotros tendremos suerte si llegamos en el tiempo correcto.

-Por Terra...

-Comprobación de vuelo- dijo una voz desde unos altavoces,era la del capitán de la nave.

-Aquí torreta de cola, todo en orden – dijo uno de los tripulantes, Hain, el encargado de la sección que al igual que el resto dio confirmación de su estado. Los dos hombres volvieron a sus tareas, cuando de repente los altavoces volvieron a sonar, aunque esta vez mucho más estridentes y alarmantes:

-! Tenemos un contacto no identificado atacándonos!¡ Preparaos para...! - el mensaje fue interrumpido cuando toda la nave tembló de forma horrible y un increíble ruido ensordeció a los tripulantes.

-!¿Que ha sido eso?! - inquirió, terriblemente asustado Hain, quien se acerco como pudo hasta el transmisor: - Aquí torreta de cola, ¿ que esta pasando?- el silencio fue la única respuesta que recibió el tripulante - ¿ Alguien?

Entonces entro en el lugar algo que aterro a los dos hombres más allá de lo imaginable... una figura, enfundada en una enorme armadura que superaba en tamaño a los dos hombres, casi a los dos juntos, quienes no tardaron en reconocer al ser, pues solo habían unos seres capaces de ese tamaño y ese aspecto: los marines espaciales, los humanos mejorados geneticamente para convertirse en los Astares, la fuerza de élite del emperador, pero por desgracia ese marine parecía haber abandonado al emperador hacia mucho tiempo, como demostraba su armadura llena de cientos de extraños y profanos amuletos y decoraciones, algo que lo situaba al otro lado de la balanza: era un marine traidor, uno de los herejes, quienes hacia milenios traicionaron al Emperador por los grandes terrores de la disformidad, los llamados dioses del Caos.

-Decidme...¿ alguno de vosotros sabe donde esta la bóveda de carga? - la voz, agravada por el casco, sonaba como un trueno, aunque eran de un tono extrañamente amable, aunque eso no hizo que los dos tripulantes, aterrados y temblando de miedo, contestaran, por lo que el marine agarro por el cuello como si de un muñeco se tratase a Hain: ( nunca mejor dicho, ya que el pobre hombre ni se podía mover)

-Voy a volver a repetir y esta vez, quiero una respuesta... tengo algo de prisa.¿ Donde esta la bóveda de carga?- y esta vez, Hain pudo alzar su brazo para indicar el camino al marine, que lo llevo consigo, ignorando a su terriblemente aterrado compañero, que estuvo de cuchillas y con los ojos cerrados tiempo después de quedarse solo, hasta que entonces, vio a una sombra pasar a su lado...


Hain y el marine llegaron a la bóveda, llena esta de cientos de grandes cajas, que nada más llegar, el marine, tras tocar uno de sus amuletos, empezó a apartar como si nada el cargamento, hasta que se paro en una de las cajas y la abrió con las manos, quitando los cereales y demás alimentos de su interior hasta sacar una extraña caja, que abrió con facilidad, dejando a la vista una piedra blancuzca que Hain no pudo reconocer:

-Tu turno, bibliotecario caído.

De la nada entonces apareció otra figura, otro marine espacial del mismo tamaño que el primero, aunque mucho más aterrador, ya que su armadura estaba decorada con caras y signos demoníacos, moviéndose y suplicando alguno de las primeros y además, solo con mirarle, Hain sentía un extraño mareo y dolor de cabeza, viéndolo además todo como si estuviese rodeado por una espesa bruma.

-Soy un hechicero, Coleccionista, manejo fuerzas que ningún bibliotecario soñaría jamas. No te atrevas a rebajarme de tal modo.

- Antes, como todos los hechiceros, fuiste un bibliotecario ¿ no? Es justo entonces llamarte bibliotecario caído, al contrario que hechicero- contesto el Coleccionista- Una palabra que utilizan los ignorantes para disfrazar las cosas que no entienden... y yo puedo ser muchas cosas, pero ignorante no es una de ellas... sin embargo no estamos aquí para discutir trivialidades, debes cumplir con tu tarea.

-Tu sabes que necesito un sacrificio para efectuar este hechizo... Deberías presentarte voluntario.

-No gracias, ¿ para que crees que le he traído a él? - El Coleccionista señalo al aterrado Hain, que contemplo como el hechicero alzaba su mano hacia el y de su palma salieron unas extrañas energías que dibujaron arcanos y profanos símbolos alrededor del hombre, quien fue sujetado en el aire por cadenas invisibles, gritando de dolor mientras la energía demoníaca destrozaba poco a poco su cuerpo hasta que su cuerpo se desgarro en una explosión de sangre roja que fue dirigida por el hechicero hacía la piedra que situada en el suelo, lo baño con la sangre, que pareció ser tragada por la piedra.

-¿ Y entonces?¿ Ya conoces su procedencia? - pregunto un poco impaciente el Coleccionista.

Si... el subsector Magrott.


Próximamente:
La Violencia como forma de vida
El Principio de una bella Colección


PD: La portada se toma como referencia, los protagonistas no tienen ese aspecto, aunque se les acerca más o menos ( mucho menos en el caso del Coleccionista)

V-King
08-07-2011, 22:55
bien, me gustó, no es de las tematicas que me gusta leer, pero tiene estilo. Es un relato crudo en un entorno hecho para ser épico. Supongo que lo épcio vendrá después. Me queda genial como prologo.... lo unico (por lo pronto) que veo que habría que cambiarle es al principio. cuando dice "Mortal y hermosamente rápido y fuerte" hay una Y demás, se cambia la primera por una coma y queda mucho mejor.

Otra cosa a notar; La forma de hablar de los orkos , entiendo que sea distinta a la de los humanos, y esto es algo puramente personal. Lo lei en dragonlance y se me hizo bastante bien pensado.... no se nota la diferencia hablan indistintamente en el papel. Pero, cuando se juntan las distintas razas empieza a hacerce notar la diferencia de lenguaje. Y la forma en que usas el lenguaje de los orkos, sería exelente para un orko tratando de hablar en humano....

Kassandra
09-07-2011, 16:27
Muy bien Ginriu, :clapping:

de verdad que abordaste muy bien el relato,

tu narrativa tiene consistencia,

te invita a seguir la lectura,

las bases parecen estar bien documentadas sigue así y cada día serás mejor

Pd:Soy mujer de pocas palabras

Doctor Doom
10-07-2011, 06:31
Bueno, en primer lugar, gracias por los comentarios ( ¡¡¡¡Tengo dos comentarios!!!! Mi relato es el más popular del subforo :xd:) y las opiniones. Me alegro que os gustara y tranquilos, que pronto habra más.

La primera critica de V sobre el errorcillo ya esta resuelta y en cuanto a la forma de hablar de los orkos, no pense que también fuera así en Dragonlance, aunque aqui es más dificil que hablen como los humanos, sobre todo porque si nos ponemos tecnicos, estos orkos están hablando un idioma diferente de los humanos en si.

Dark-seid
10-07-2011, 12:03
Lo leí 2 veces ya que la primera vez no lo capté bién y despues de la segunda lectura solo me queda decirte: FELICIDADES. Este relato es muy bueno.

El tema de los orkos me parece interesante.

Saludos y esperando los otros 2 temas.

Nate
12-07-2011, 11:33
Bien, tras hacerme un momento de tiempo libre, pude leer este relato del que me habias hablado.

Como primera cosa, decir que si bien conozco superficialmente el tema del que va el Warhammer, no soy un experto de su ambientacion. Aclarado eso, comentare los relatos en si.

El primero me parece bien, aunque no soy muy fanatico de ese estilo (que yo definiria como "estilo orco" xD). Con esto me refiero a los detalles y la exageracion en el combate, aunque no niego que a aplicado a ese arquetipo de raza resulte apropiado. Lo unico que le agregaria es una pequeña mencion a las heridas recibidas por el noble 'bueno' (que fue atravesado varias veces por el arma del enemigo), aunque no mas sea para decir que dichas heridas son apenas rasguños.

El segundo relato se me hizo mas corto, aunque quiza solo porque me gusto mas y lo lei mas rapido xD. El estilo, asi como los terminos utilizados, se me hicieron mas que apropiados. La trama, aunque simple en lo que se revelara, me gusto y me dejo intrigado y con ganas de leer mas.

En definitiva, dos relatos bien escritos, ambientados en un universo establecido y conocido (aunque no se que tan fieles a el por desconocer los detalles del mismo), pero que se pueden entender perfectamente sin demasiado conocimiento previo. Good work, pal! ;)

Android
12-07-2011, 20:48
Aunque no conozco mucho del tema en que está ambientado, te felicito por la narración, es entretenida, lleva ritmo y por supuesto que te invita a seguir leyendo. Estoy de acuerdo que los orkos se roban el capitulo por su peculiar forma de ser.

Como recomendación solo aconsejaría dar algunas revisiones finales en cuanto a ortografía, gramática, puntuación (no es aconsejable que haya tantas comas en un párrafo, ya que la secuencia se ve interrumpida). Además de la frase que comenta V-King hay algunas otras como "Voy a volver a repetir", eso significa que va a repetir lo repetido pero en realidad apenas iba a repetirlo por primera vez, ojo con eso.

Todo eso se adquiere con la práctica y a escribir mucho, no hay de otra! saludos y felicidades.

Doctor Doom
14-07-2011, 13:37
Bueno, en primer lugar, gracias por los comentarios y las criticas, tratare de mejorar los puntos flacos y demás. También gracias por esperar y espero que disfruten de la proxima entrada:


La Violencia como forma de vida

Su torso ahora estaba rodeado por los cortes de la batalla, todos lo suficientemente profundos como para atravesar la carne y tan mortales que solo uno de ellos hubiera significado la muerte para un ser inferior. Pero no para un orko, no para Gulazk, para el no eran más que futuras cicatrices que se unirían a las demás y que serían otra muestra de orgullo y fuerza. No obstante, no era lo único que se llevaba del campo de batalla, pues había cogido las dos causantes de esos cortes y las había unido primitivamente en el filo de su hacha, Aunque no era el único, después del combate,muchos otros orkos, como era habitual, habían saqueado el campo de batalla, recogiendo todo lo útil, algo que tratándose de una raza que aprovecha todo para una pelea, pues poco se libro de ser saqueado, destacándose por ejemplo a Eztrujakozas, que consiguió el segundo par de garras metálicas que le faltaba, arrancándosela a un cadáver( aunque por desgracia la mano se quedo dentro y de momento no ha podido sacársela); otro fue Krotiuz Ñakañaka, que consiguió la potente ametralladora del camión, aunque abollada y casi rota, al orko le satisfacía mucho y no paraba de manosearla, deseando ya probarla.


-!Ezo fue una buena pelea! - comento entusiasmado Krotiuz- ! Y la ke viene contra Urglain zera mejor todavía!...

- !Bah! ¡Urglain ez un debilucho! – proclamo furioso el noble-; ni zikiera mereze zer un orko, loz humanejoz zon mucho maz divertidoz, ojala noz enkontremoz algunoz...

-Ezo ez difícil, jefe – dijo entonces el pequeño ser encerrado en la jaula – haze ya mucho que loz humanejoz no pazan por zuz...¿ komo era?... lineáz de zumistroz.

-Bah, ezoz humanejoz zon unoz cobardez y muy fazilez de romper- proclamo Eztrujakozaz -no zon...

Un fuerte golpe del mango del hacha de Gulazk en la jaula hizo callar a la criatura de la jaula, pero el noble no paro ahí sino que, agarrando del cuello a Eztrujakozas le imprimió un potente cabezazo y lo lanzo varios metros por el aire hasta chocar contra el suelo:

- !Eztupido kanijo!¡ Ezo ez bueno! Azi zon máz difizilez y una pelea difizil ez una pelea máz divertida!

Entonces, la “ conversación” se termino ahí pues los toscos y coloridos estandartes y demás insignias de las fortificaciones les dieron la bienvenida al campamento de una de las tribus orkas más grandes del planeta. Esto se demostraba en la enorme cantidad de orkos y otros pieles verdes que pululaban por el lugar, ya sea en peleas , en alocadas carreras de velocidad con veloces pero inestables motos o en mortales concursos de devorar la cara de los garrapatos come-caras antes de que el bicho se las devore a ellos. Toda esto era por el simple deseo unánime de los orkos de obtener adrenalina y emoción a cualquier precio, enfocándose algunos orkos en la actividad que más les gustaba, reuniéndose en grupos, habiendo orkos fanáticos de la velocidad, del zaqueo, del fuego... Los únicos pieles verdes que no se interesan por esos temas son en realidad, los más numerosos e importantes y también irónicamente los que sufren más muertes violentas por parte de sus congéneres: los Gretchings, pequeñas,cobardes y débiles, pero astutas y maliciosas criaturas que son simplemente los criados de los orkos, siendo principalmente el mantenimiento de todo tipo de la sociedad orka y finalmente están los Snotlings, aún más pequeños que los gretchings, pero mucho más simples de pensamiento, siendo también esenciales para los pieles verde, al ocuparse de recolectar y cuidar el principal alimento de los orkos: la subespecie de hongos, los garrapatos.

Y es que estas criaturas se esparcían por todo el campamento, realizando sus tareas y moviéndose siempre de un lado a otro, por lo que al noble orko no le costo coger a un Gretchings por el cuello para que cumpliese una tarea :

-.Vaz a ir a donde Kerig y le vaz a dezir que Gulazk ha llegado, ha venzido a los chicos de Urglain.

Mientras el asustadizo piel verde salía a toda prisa a realizar su nuevo encargo el orko observaba un campeonato de garrapatos devora caras con evidente decepción:

-¿ Ezo ez todo lo que pueden hazer? Ya va ziendo hora de que ze les recuerde como ze comporta un verdadero orko...

El noble se dirigió hasta el lugar del concurso y golpeando al primer participante que se encontró, se puso en su lugar sin saber que desde una colina lejana, dos figuras le observaban en silencio:

- Objetivo confirmado... que comience la operación.








El Principio de una bella Colección



-Bien... el subsector Maggrot, entonces gracias por tus servicios bibliotecario caído, ahora si me disculpas...

-¿ De verdad eres tan estúpido como para creer que me quedare de brazos cruzados mientras tu te quedas con todo?

-Quedate con esa piedra si lo deseas, me basta con que la yo poseo. Además, no necesito más de tu ayuda, me las puedo arreglar solo, no obstante, si necesitas argumentos más convincentes... - El Coleccionista empuño su espada y se preparo para desenvainarla al menor movimiento del hechicero.

-Ni siquiera voy a discutir el inútil hecho de que quieras atacarme, Coleccionista, así que solo resaltare lo evidente: una piedra entre las ruinas de un crucero imperial perdido en la disformidad y otra en una bodega de una insignificante nave de carga. Estas piedras no son tus estúpidas baratijas que robas a otras civilizaciones, son algo muy importante para el imperio y sin mi, no vas a poder encontrar las demás.

-De acuerdo, bibliotecario caído, vayámonos. La flota Imperial puede llegar en cualquier momento - Resignado, el marine traidor atraviesa junto con su nuevo compañero en silencio la nave, ignorando los cuerpos de la tripulación, hasta llegar a la cabina donde se encuentra el puente que conecta con la nave del Coleccionista, pero entonces, este observa el descuartizado cuerpo del capitán y a lo que lo esta devorando: una criatura de múltiples brazos terminados en afiladas garras o en asquerosos tentáculos y con la piel hinchada, lo único que confirma que esa cosa fue alguna vez humano era la cabeza del tripulante, congelada en un rictus de horror:

-¿Era necesario? Cuando el explosivo que coloque explote, no quedara nada de esta nave. - dijo, mirando al causante de la criatura, que no tardo en responder:


-La adoración al Señor del Cambio exige entregar ciertos regalos a la humanidad, algo que hubiera disfrutado la demás tripulación si tu no los hubieras matado. Ahí si que hay que cuestionar la necesidad de esa acción, aunque quizás no este perdido del todo, ese que dejaste vivo me sirvió bien.

“ Pense que lo matarías, bastardo” pensó el marine traidor con una mueca de asco y a pesar de que su casco no dejaba transmitir nada, el hechicero pareció darse cuenta de su expresión, por lo que el Coleccionista no contesto y entro en su nave, seguido de su compañero.

La nave del Coleccionista, pequeña, de aspecto frágil y común por el exterior, era todo lo contrario en su interior pues al igual que la armadura del Coleccionista, estaba plagada de todo tipo de amuletos, artilugios y símbolos extraños de civilizaciones alienigenas y humanas de todo tipo, pero también tenía sobre todo maquinas y otros aparatos, diseñados para el estudio y la manipulación de esos objetos, que se mezclaban con la maquinaria propia de la nave.


+Bienvenido, usuario de la Tiran --ID: Coleccionista, huésped actual de la nave-- Detectado nuevo usuario--identificando-- identificando--ID: Cyrus, hechicero, última asignación conocida: Capitulo de la Legión Alfa, designado traidor y hereje por las fuerzas del Sistema mayoritario Humano conocido como Imperio.+

-Tiran, te dije que actualizaras tu base de datos de una vez, los hechiceros no existen, son bibliotecarios caídos – replico entonces el marine a la mecánica voz que se escuchaba desde todas partes

+No se cambiaran términos de la base de datos por apreciaciones personales-- sobre todo si esas apreciaciones vienen de alguien tan aprovechado que ha convertido una nave de ataque en -- buscando semejanza apropiada-- su apartamento particular.

-Interesante, eso no es un espíritu maquina – comento Cyrus – Es una verdadera I.A., una Inteligencia Abominable. Y bastante desarrollada, al igual que el resto de la nave.¿De donde has sacado este herético- para el imperio- artefacto?

-Esta nave es una reliquia de la Edad Oscura de la Tecnología del hombre – le contesto, un poco orgulloso el Coleccionista--La encontré por pura casualidad en un planeta congelado y abandonado y gracias a mis conocimientos, la pude arreglar. Bien, Tiran, el próximo destino es...

+El subsector Maggrot y si, las coordenadas ya están impuestas-- Se escucho esta información en su conversación en su estancia en esa antigualla conocida actualmente como nave-- El viaje disforme empezara en...3...2...1..-- Listo, se ha calculado cuando empezara el viaje, en aproximadamente 10 minutos+

-Deberíamos aprovechar este tiempo para organizar nuestros planes en el subsector – propuso Cyrus- Seguramente , la existencia de las piedras solo es conocida y es obra de alguno de los gobernadores o de los altos mandos de los planetas, por lo que se tendrá que infiltrarse en esos sistemas.

-Si, pero¿ como? Según he odio, fuiste expulsado de tu partida de guerra de la Legión del Alma y al parecer, muy pocas partidas, de cualquier otro capitulo traidor, te aceptan actualmente.

-Esos idiotas... me basto yo solo para empezar una rebelión del Caos en ese subsector. Invisible y a cubierto, por supuesto, no nos beneficiara nada, una matanza o una invasión de demonios del Caos que atraiga a más fuerzas imperiales, o peor aún a la Inquisición.

-Si eso es lo que hay que hacer... bien, pero no cuentes con mi ayuda, al menos al principio. Tengo otra idea: puede que no tengas razón y quienes estén detrás de las piedras, no sean el Imperio o sus altos mandos, sino alguna otra fuerza externa. Para descubrirla, llegare al planeta más próximo y empezare mi modus operandi habitual y si están bien documentados, me reconocerán y sospecharan mi objetivo, haciendo que se pongan nerviosos y cometan un error del que nos aprovecharemos.

-¿Sabes que ese plan conlleva el riesgo de que esas fuerzas intenten eliminarte por cualquier medio posible y tu persecución sistemática en todo el subsector?.

-Por supuesto, la distracción perfecta ¿ porque crees que se me ocurrió?


Próximamente
Cortar la cabeza de la Serpiente
Buen día para una emboscada

Nate
18-07-2011, 09:59
Good, good... ahora tengo mas ganas de ver que pasa con los orcos (ese final de capitulo promete D_D).