PDA

Ver la versión completa : Historias de luna llena



Dark_AngelRomeo
20-09-2011, 22:24
Hola a todos los usuarios de la novena…
Hoy empiezo un proyecto muy mío, que empezó ya hace algún tiempo pero que no había tenido tiempo (más bien agallas) de mostrar públicamente, pero una noche pensé (hoy) en que necesitaba un gatillo que me presione a seguir adelante asi que aquí les dejo la primera de muchas historias de Hombres-lobo y vampiros mis figuras favoritas de ficción… es una obra para la novena y espero que les guste… espero sus comentarios y apoyo, obvio que también acepto criticas en fin todo lo que me ayude a mejorar como escritor…
Gracias por su apoyo
:buena:

Dark_AngelRomeo
20-09-2011, 22:46
La primera historia:

DESCONOCIDO

La noche se siente más fría que de costumbre, pero la sensación solo mejora mi humor, el viento me golpea desde diferentes ángulos, como peleándose por cual corriente me llevara lejos de aquí. Debajo de los casi 50 metros que separan el piso de mis pies se escucha la algarabía de humanos insignificantes terminar su rutina diaria, supongo que están felices de terminar vivos tras un duro día hoy. No se percatan que todo eso puede cambiar en un segundo y no es ni siquiera por mi mano que su vida pende de un hilo, es por ellos mismos por su egoísmo, por su orgullo. Saben que su vida es mas ajena que de ellos mismos y ni siquiera se esfuerzan por cuidarla, pero en el momento de agonía después de una emoción fuerte se lamentan por lo que pudieron haber hecho y no hicieron. ¡Patéticos!.

Tal vez deba bajar y acabar con su miserable existencia pero supongo que verlos sufrir es mejor que no verlos, además si ellos no existieran yo tampoco lo haría así que es un beneficio doble.

- Ya es hora señor, el blanco acaba de entrar en el nido como usted lo predijo.
Me dice una voz joven a mis espaldas.
- Pero claro que lo hizo. Lo conozco muy bien, reúne el grupo y esperen mi señal. Le digo sin verlo
- Y eh… cual es la señal… señor. Me dice con nerviosismo
- Tranquilo sabrás cual es cuando la veas. Solo estate atento. Le digo finalmente.

Me doy la vuelta y camino hasta el otro lado de la azotea me monto en el borde viro hasta mis subordinados y les dirijo las últimas palabras.

- El enemigo al que vamos a “anular” es muy fuerte, pero no es inteligente. En cambio nosotros si, el tipo que acaba de entrar a esa bodega es muy importante, es nuestro objetivo principal, los demás son objetivos secundarios sin ningún valor para esta operación así que solo mátenlos pero al sujeto que entro déjenlo vivo para que lo interrogue, esperen mi confirmación y retírense en ropa de civiles por los puntos de escape suministrados recuerden que nunca estuvieron ahí. Eso es todo espero que no la caguen o se las verán conmigo.
- ¡SI SEÑOR! Me dicen todos al unísono.
- Bien. Ahora si me disculpan.

Me lanzo al vacío con los brazos extendidos la sensación del aire subiendo por mi cuerpo y terminando en la yema de mis dedos es única, toco el piso sin hacer ruido alguno y corro velozmente hacia una ventana que está en uno de los costados de la bodega, hay una malla de metal que interfiere en mi camino para propinar mi ataque sorpresa, pero no es competencia salto tres metros en el aire y me impulso con la pared del costado izquierdo para caer al lado de un grupo de cajas de cartón en una esquina y me quedo quieto sin siquiera respirar escucho unos paso acercándose y me congelo en el lugar. Los pasos se aproximan a donde mí. Pero no lo suficiente así que trato de utilizar mi ultrasonido para adivinar su posición y ejecutar un ataque rápido y silencioso, cuando tengo su posición establecida corro rápidamente a hacia un hombre negro de dos metros de cuerpo corpulento este se percata de mi presencia pero para cuando quiere gritar para dar alarma yo ya estoy en el aire tomando su garganta con una mano mientras que con la otra estoy preparando un puño que golpea en el costado derecho de su cráneo anulando su sentido de orientación me aferro a su grueso cuerpo y clavo mis colmillos en su cuello cortando de un solo intento su yugular lo sujeto para que no haga ruido al caer y lo dejo desangrarse en el piso sin pronunciar palabra de alarma alguna, me desplazo velozmente hacia una puerta entreabierta y entro sin ruido alguno, camino a través de un pasillo sucio con pedazos de papel periódico en el piso, sigo el rastro de una luz tenue por debajo de una de las puertas de la bodega entro y corro hacia mi objetivo. Un licántropo que estaba en una mesa hablando con varios de su misma especie escuchó como un guardia saca su arma se pone en mi camino para disparar, escucho las balas como silbando por el aire y en un movimiento instintivo me lanzo al piso y ruedo hasta donde se encuentra el guardia al que le rompo un brazo y lo lanzo en el aire, el grito de dolor hace que suenen llamados de alerta mientras sigo corriendo hacia mi objetivo que ya se había puesto a la fuga y se estaba acercando a una puerta, los otros sujetos sacaron armas y comenzaron a disparar en mi dirección, las esquive todas e hice que uno de ellos dispara hacia un fusible que causa un corto cirtcuito quemando muchas luces provocando que un gran destello salga por fuera de la bodega. Espero que entiendan que esa es la señal.

A los siete segundos veo como quince hombres en trajes negros con gabardinas oscuras ajustadas entran al salón golpeando hombres lobo en fase, mis guerreros entrenados desde niños en el arte de matar, sin ningún remordimiento ni miedo, se lanzan a sus objetivos diez veces más fuertes y veloces con solo conocimientos de puntos vulnerables en el cuerpo de su atacante, están tan entrenados en la anatomía que pueden restar hasta un 64% la desventaja de una lucha cuerpo a cuerpo y sin armas.

Sigo corriendo y en solo siete segundos cruzo toda la bodega y cuando salgo de la bodega puedo ver a mi objetivo entrar en fase trato de correr para evitar que cambie de forma, ya que en ese estado el licántropo es incapaz de hablar solo puede emitir rugidos y sonidos de perro, salto pero ya es demasiado tarde el ya se ha transformado y me propinado un fuerte golpe con uno de sus brazos mandándome por los aires hasta que me detiene un pared que escucho crujir pero mi cuerpo no siente el golpe de hecho muy pocas cosas pueden dañarme así que no me toma nada reponerme para atacarlo pero el desgraciado ya ha emprendido la fuga y en fase son realmente rápidos, yo también así que arranco sin mirar atrás siguiendo el rastro de su hediondo olor, lo sigo hasta una azotea y este trata de golpearme nuevamente pero esquivo su golpe tomo su brazo y lo doblo con un fuerte movimiento dislocándolo, el lobo ruge del dolor… música para mis oídos.

El maldito me patea sacándome casi de la azotea pero me agarro del borde y me impulso con mis brazos hasta quedar dentro de la azotea nuevamente y veo como en un movimiento brusco el monstruo mete su hombro en su lugar.
- Bueno creo que ya has jugado lo suficiente. Le digo mientras una delgada hoja sale de mi manga derecha.

El hombre lobo ve la hoja y se enfurece emprendiendo una carrera hacia mí para destrozarme con sus mandíbulas así que rápidamente salto por encima de su cuerpo con mi mano izquierda tomo su hombro y le clavo la hoja en su nuca un chorro de sangre sale al instante y el licántropo emite un ruido de dolor ensordecedor que me hace sentir fenomenal, retiro sin cuidado la cuchilla la limpio con su pelaje y retraigo la hoja a su puesto mientras veo como el cuerpo de casi dos metros comienza a retraerse hasta casi la mitad de su anterior tamaño las garras las patas todo comienza a cambiar muy rápido y el grueso pelaje castaño oscuro comienza a caer y a desvanecerse como humo cuando este queda fuera de contacto con la piel, miro la herida que hice con la cuchilla y esta se va cerrando hasta que solo queda una pequeña línea rosada y escucho el cuerpo tomar una gran bocanada de aire y recobra el conocimiento.

- Bueno creo que ya estás en condiciones de pronunciar una frase coherente. Le digo mientras me agacho en cuclillas para estar a la altura de sus ojos
- Jodete. Me dice el hombre lobo con voz adolorida mientras se lleva su mano a la nuca.
- Típico en ustedes los licántropos, una oportunidad para demostrar que son seres civilizados y lanzan la primera palabra soez que se les ocurre. Le digo en gesto desaprobatorio.
- ¿Así? Pues perdón por ofender tu sensibilidad, amante de la cultura. Me dice en tono sarcástico.
- Hay Steve, tu sentido del humor me parece tan desagradable pero a la vez tan familiar, ahora responde mis preguntas o te matare de forma lenta y dolorosa. Le digo ahora mirándolo a los ojos.
- Sino las respondo también me vas a matar. Me dice enfocando su mirada en mí.
- Si. Tienes toda la razón pero a diferencia de la muerte que describí hace poco esta será indolora será como dormirse, ¿no te gusta dormir? Le digo en tono inquisidor.
- Salvo por el pequeño detalle de que no volveré a despertar, ¿cierto?. Me dice sin quitar su mirada.
- Detalles, detalles. Le digo con una sonrisa en los labios.
Steve me mira por un minuto completo sonríe y cierra sus ojos y hecha su cabeza hacia atrás y me dice:
- Ustedes malditos sancudos han matado familias enteras, clanes legendarios, hombres lobo en todo el planeta, nadie se ha salvado ni siquiera las doce familias más prominentes de nuestra historia, ahora somos una raza en vía de extinción, pero te advierto que no será por mucho y que ustedes serán los queden totalmente extintos. Me dice con seguridad
- Oh Steve, cuántos años tienes mmm setenta u ochenta tal vez. Increíble que los humanos a esa edad sean más realistas que tú que eres más longevo que cualquiera de ellos, no te has dado cuenta de que ya están acabados, su única esperanza Gabriel Graham ya ha muerto nosotros lo asesinamos era el último de su casa, también murieron los Drugonov, los clanes principales de todo el globo, los rumanos, los franceses, los egipcios, los japoneses, y todos los que pudieran significar un problema, no entiendes ustedes ya están muertos. Le digo para destruir sus esperanzas.
- ¿Realmente crees que los destruiste a todos? Con que solo uno de cada familia queden, nuestra raza se podrá rehacer y seremos igual o más fuertes no tendrán nada que hacer y entonces su caída se escuchara hasta en los oídos de los humanos y ni sus fanáticos los salvaran. Me dice con rabia y fe en sus palabras.
- Muy bien Steve gracias por la información, lástima que no estés vivo para cuando ese momento llegue. Le digo mientras pongo mi mano sobre su cabeza.
- Mi muerte no será nada comparada con la tuya. Me dice mientras cierra los ojos.
- Si bueno supongo que has escogido muy bien tus últimas palabras, no sentirás nada, soy un hombre de palabra. Le digo.
Tomo mi otra mano y la pongo en su cuello y en un segundo hago un movimiento brusco y su pesado cuerpo cae al piso, su cabeza segundos después, tomo mi teléfono y llamo a uno de mis hombres:
- Señor. Ya todos están muertos. Me dice una voz del otro lado de la línea.
- ¿Hubieron bajas? Pregunto
- Solo dos, señor.
- Bien. En una azotea a dos calles de la bodega hay un cuerpo decapitado vengan por él y hagan explotar todo el lugar borren sus huellas y que parezca un accidente yo me voy de aquí. Le digo
- Para donde señor, ¿está bien?. Me dice algo preocupado
- Claro que si estúpido, creo que iré a descansar un poco si Celia pregunta por mi dile que estoy en el parque. Le digo mientras cuelgo.

Tenía veinte años de edad cuando me convirtieron en vampiro esa noche había peleado con mi padre y yo me había marchado de la casa, tenía tanta ira que quería volver y matarlo pero siempre lo vi como alguien mucho más fuerte que yo así que solo escogí largarme de mi casa.

La vida no significaba nada para mí entonces, así que pensé en quitármela lanzándome por un risco era eso o que me mataran en una pelea la primera guerra mundial había hecho crecer en todos los jóvenes un sentido patriótico mal enfocado a odiar a otros por el país de procedencia. Yo por mi parte siempre lo vi absurdo y por eso nunca me enrole en el ejército a diferencia de mi hermano mayor, dos primos, y casi todos mis vecinos. Estaba solo y así me sentía así que me fui al bosque cuando de repente escuche ruidos extraños, se escuchaba como una mujer en peligro así que me adentre al bosque y vi detrás de los arboles como tres hombres grandes desvestían a una mujer realmente preciosa, era delgada, algo alta, con la tez pálida y los labios gruesos con un rojo fuego realmente atrapante tenía los ojos cerrados y se veía asustada, la vi y me dio miedo de lo que ellos querían hacerle así que sin pensarlo me lancé y les dije con determinación:

- ¡No la toquen cerdos!
- Pero que tenemos aquí un héroe. Me dice uno que se devuelve subiéndose el pantalón.
- Déjenla o yo…
- QUE!!! Bastardo. Me dice el mismo tipo interrumpiéndome.
- Los asesinare. Le digo con firmeza
- QUE??!! Jajajajaja chicos vengan a ver esto déjenla para después ahora encarguémonos de este muchacho. Me dice mientras los otros dos golpean a la muchacha dejándola tirada en el piso.

Cuando los tres están juntos corro a golpear a uno de ellos en la cara, el tipo me detiene y me golpea en el estomago, escupo sangre y me quedo retorciéndome en el piso de dolor otro me toma por el cuello y me alza hasta que mis pies no tocan el piso los tres eran tipos más grandes y robustos que yo así que sabía que me iban a matar pero no quería que lo hicieran enfrente de ella.

- Saca el cuchillo Joe, vamos a acabar con este pequeño bastardo entrometido. Le dice el que me tiene por el cuello
- Jeje toma John clávalo al árbol y tirémonos a la muchacha bonita. Le dice otro mientras le da algo al más grande.
- NO POR FAVOR NO LE HAGAN NADA. Le dice la muchacha con voz de campana
- CALLATE PERRA!!! Ahora te damos lo tuyo. Le dice un tercero.

La hoja de cuchilla entra en mi estomago como si fuera un cuchillo en la mantequilla, siento como el frio del acero me congela el estomago y cuando este baja siento como si me estuviera partiendo en dos siento, que mi piel está siendo estirada y se arrancara cuando se abre, siento que la cortada es del tamaño de todo mi ser, cuando retiran la cuchilla siento como una corriente de aire entra en mi provocándome un frio impresionante quiero tener algo para cubrirme pero no tengo fuerzas para taparme la herida me duele mucho y es cuando siento otro brutal golpe y pronuncio un grito sordo esta vez siento que la hoja sale por mi espalda y se clava en el árbol mi agresor mueve la cuchilla de un lado a otro dándome un dolor ridículamente agonizante y cuando este sale siento como la fuerza se me va de mi cuerpo entonces es cuando me deja de doler el cuerpo y no siento nada pero tampoco tengo fuerzas para defender a la mujer tan hermosa que trate de salvar. Que mal héroe. El frio se esparce por todo mi cuerpo y siento que estoy temblando un liquido sale de mi cuerpo mojándome las piernas y la sensación de frio es más fuerte, pero lo extraño es que no siento dolor en las heridas, solo frio y unas risas fuertes de fondo trato de buscar a mi damisela en peligro pero todo se me vuelve negro a mi alrededor ahora no se si tengo los ojos cerrados o si me mantengo despierto y con mis últimas fuerzas digo lo primero que se me viene a la mente: “perdón”
Al rato escucho una voz hermosa decir:

- Tranquilo no durara mucho.

Y de repente siento como un ardor se esparce por mi cuerpo dándome una sensación de fuego que quema mis venas y trato de gritar del dolor pero siento como si mi voz no saliera, el ardor se esparce por mi cuerpo y siento que se acerca a mi pecho lentamente y como arañando las venas de mi cuerpo de repente siento que entra a golpes a mi corazón haciéndolo explotar como si alguien lo tomara y lo apretara fuertemente hasta que se deshiciera en sus manos y después de un último intento de mi corazón por latir siento que este se apaga y no siento nada en absoluto.
Me despierto con la sensación de haber dormido un largo tiempo y me levanto con una facilidad increíble que sentí vértigo y miedo de desplomarme cuando me detuviera, pero nada paso me quede inmóvil trato de enfocar la vista y lo que veo era impresionante era como estar en un sueño todo se veía hermoso a mi alrededor estaba oscuro pero unos pequeños rayos blancos y amarillos se colaban por las tablas de lo que parecía ser una choza y estos rayos destilaban mas rayos de todos los colores a su alrededor era hermoso, algo se me acerca y volteo rápidamente la mirada y veo como pequeños corpúsculos de polvo danzan alrededor de los rayos de luz lo puedo ver todo con lujos de detalles y era indescriptible escucho ruidos de aves cantando un rio cerca y unos peces saltando rio arriba era fantástico todo eso pero no sabía si era real o ficticio. Entonces es cuando me percato de que no he cambiado mi posición por un largo tiempo pero no sentía diferencia ya no sentía el tiempo igual y ya no me importaba me sentía imparable, invencible me sentía inmortal.
Tomo una bocanada de aire y todas las sensaciones comienzan a aparecer pero mi cuerpo las resiste todas y después siento que todo vuelve a la normalidad entonces es cuando me doy cuenta de que no estoy solo en la habitación me volteo alarmado y veo como una extraña mujer se me acerca, era muy hermosa quizás la mujer más hermosa que haya visto en mi vida.

- Quien eres. Le pregunto al momento que escucho mi voz tan fuerte y centrada muy diferente a como recordaba hablar antes que no la reconocía.
- Celia soy tu reina y tu mi guardián como te sientes amor mío. Me dice dulce y encantadora.
- Estupendo. Digo aun extrañado por mi voz
- Debo decir que me sorprendió verte defenderme aun a sabiendas del resultado, debo decir que me conmoviste. Me dice tocando mi pecho
- Tú eres la chica que quería defender, pero que paso. Le digo al recordar todo.
- Si. Pues es que te mataron y yo te traje a la vida. Me dice acercándose
- ¿Me mataron? Le digo aterrado al recordar las dos puñaladas que recibí.
- No exactamente. Estabas muriendo y yo me puse como loca cuando deje de escuchar tu corazón así que te di el regalo más precioso que hay. Me dice más cerca.
- Que regalo. Le digo acercándome a ella también
- La inmortalidad. Me dice mientras me besa apasionadamente
Ese beso de bienvenida se sintió único como si nunca hubiese besado a nadie, me gusto y la atrape con más fuerza y ella se separa inmediatamente de mi.
- Se cuidadoso por favor ya tendremos tiempo para nosotros por ahora quiero darte mi regalo.
- ¿Así? ¿Otro?. Le digo intrigado
- El mejor sígueme. Me dice mientras se va caminado con una gracia inigualable.
Me lleva a lo último de la choza donde hay un hombre robusto arrodillado en posición fetal.
- Por favor no me hagan daño por favor. Dice entre lagrimas
- Cállate animal ahora sentirás la justicia caer sobre ti. Le dice Celia mientras pronuncia un rugido bajo.
- ¿Quién es él? Pregunto mientras siento que ya lo he visto.
- Pues quien te mato mi amor. Me dice Celia como revelándome un dato obvio.

Entonces lo recuerdo todo, fue él quien me apuñalo hasta casi quitarme la vida, una rabia incontrolada me invadió el maldito disfruto lo que hizo estaba consciente de ello y ahora que estaba a punto de morir se pone a llorar como bebe estúpido ahora veras.

- ¿De qué lloras, del daño que causaste o del que vas a sufrir ahora?. Le digo
- Amor con la comida no se juega. Me dice Celia como enseñándome clases de modales.
- Comida a que te refieres. Le digo algo intrigado
- Pues míralo más de cerca y veras lo que te digo. Me dice volteando mi cara hacia mi objetivo.

Me concentro y puedo escuchar el corazón de mi objetivo y puedo oler como su esencia se esparce por todo el lugar era algo delicioso y enseguida me da una sensación de sed incontrolable.

- ¿Que hago ahora?. Le pregunto notablemente excitado por esta nueva sensación.
- Lo que se te ocurra. Me dice Celia en tono aprobatorio.
Y sin pensarlo dos veces me lanzo hacia mi ahora victima que grita del dolor al sentir mis dientes cortando su garganta.

Después de ese día Celia se volvió me reina no hacía nada que ella no me pidiera y ella me enseño todo lo que sabía de la conducta humana, como a quien cazar y cómo hacerlo, me explico que mi cuerpo es mi carnada y que los humanos son mis presas, me enamore tanto de mi instinto que acostumbrarme a mi nuevo estilo de vida y ver a los humanos como simples bocadillos andantes no fue problema. Lo mejor es que ellos siempre me interesaron incluso antes de dejar de ser uno por esa razón no quería ir a la guerra yo quería estudiar psicología. Cuando llego a América en el año de 1916 fue para aprender más acerca de mi comida favorita, pero lo que más me intereso fue ver que sus problemas tenían una solución obvia y hacían todo lo contrario o no hacían nada. La Vida nunca fue importante para mí pero la visión que te tenia de ella había cambiado drásticamente, ahora la observo desde un plano más realista y omnipresente y no me siento mejor de otra forma.


Los humanos siempre me han parecido interesantes, todos los días se esfuerzan por seguir una rutina rígida para continuar lo que ellos llaman una… “vida normal” tan pequeños y tan inofensivos, algo sale mal. Algo se escapa de sus planes y quedan tan pasmados que no se esfuerzan por salir adelante sino que se estancan pidiendo auxilio y esperando por ayuda. Todos los días después de más de cien años me siento en la misma banca en el mismo parque de la misma ciudad. Y los veo seguir con la misma rutina, claro que parece irreal lo diferentes que se ven cada día y todos cargan el mismo olor a muerte que se va haciendo más fuerte a medida que los años comienzan a golpearlos con crueldad desmedida. Sin embargo yo puedo ver mas allá de lo que ellos ven con sus ojos imperfectos y “ciegos” yo por mi parte puedo verlos envejecer a diario, con sus pequeñas arrugas, sus cansados corazones, y sus pequeños cambios tan pequeños que ellos ni siquiera lo notan, pero se sorprenden que eso haya sido motivo de una enfermedad tan grave que les quite salud por montones y horas de sueño que pueden ayudar a su mejoría.
Cien largos años y siempre veo lo mismo, nada nunca cambia, ni siquiera yo, que en más de una ocasión acabe con la ya corta vida de muchos de estos efímeros seres de tan corta mente, el tiempo me premio con eterna belleza y juventud que los humanos son incapaces de medir con sus ojos y ya tan poco sorprendente como para yo perderme en mis cualidades físicas o la de mis colegas, pero aún así siento que mi vida se gasta. Si no encuentro algo rápido que me distraiga juro por el Dios de estos humanos que empezare una matanza cruel y desmedida contra ellos, haré arder esta ciudad solo para verlos correr y preguntarse qué está pasando y luego me los beberé hasta quedar saciado de su combustible vital, mi dulce ambrosía y mi néctar selecto. Echar abajo tantos años de historia bajo las sombras valdrá la pena así termine con mi ya larga y aburrida vida. Necesito un maldito cambio. Verlos vivir, verlos morir, verlos matarse entre sí, me está aburriendo, cazarlos ya no me parece divertido, salvo por los casos “especiales”. Necesito sentirme vivo necesito esa sensación que hace más de ciento quince años perdí y que extraño. Quiero un rival que esta vez sea capaz de darme más resistencia como ese último hijo de la casa Graham, necesite de la ayuda de mis amigos para matarlo. Fue difícil y eso me emociono me sentí al filo de la muerte. Necesito eso.
Un momento… que carajos es ese olor… viene de esa chica… pero porque se ve tan simple como cualquier humana imperfecta… NO. es una humana imperfecta… pero entonces porque despide ese olor tan semejante al mío… un momento no es semejante al mío es diferente es el olor de un licántropo… ella es cercana a una bestia de esas… pero sigue bien no ha sufrido una infección… es amiga de un licántropo.
Mi ser comienza a conmoverse con esta aparición es casi como caída del cielo, tengo una tentación tremenda de salir corriendo matar a sus tres amigas y matarla a ella de una forma lenta pero que a la vez no sepa que está pasando. Pero por otro lado ella me puede llevar al licántropo y puedo descubrir que motiva a ese animal irracional a comportarse de manera civilizada.
Esa muchacha me atrae tal vez la convierta y la haga mi sirviente… quiero saber más de ella… quiero saber donde vive… creo que la seguiré hasta su casa y le daré una visita nocturna… su nombre quiero conocerlo…
Aguzo mis oídos y escucho como a pesar de estar muy lejos de mi sus voces golpean mis oídos como si me estuviesen gritando a la cara. No puedo evitar esbozar una gran sonrisa al escuchar su nombre como un coro angelical…
Tracy… oh querida muy pronto te veré a ti y a tu amigo…
Creo que dejare intacta esta ciudad un día mas ya la hare arder a su momento. Ahora quiero concentrarme en mi nueva presa.
Lo que me hubiera perdido de no ser paciente creo que estos cien años han valido la pena. No sé porque tengo esta sensación en mi frío pecho pero creo que son latidos. Si contigo mujer encontrare mi muerte definitiva o mi vida eterna.
Adoro ser un vampiro.

FIN.