PDA

Ver la versión completa : (Torneo de cuentos) "Invisible"



Acir
27-09-2012, 21:58
Como me encantan las noches de lluvia y más con relámpagos, se ven tan majestuoso, apago la luz y dejo que iluminan mi habitación, todo está perfecto hasta que veo a una mujer salir de su casa, lo más increíble o extraño es que no lleva prisa, ni paraguas o un impermeable, camina como si disfrutara las grandes gotas de agua que la empapan con una gran fuerza a expensas de recibir de recibir alguna descarga eléctrica y con ello pueda salir herida o peor. Así que mi sentido me dice que debo de impedir que eso suceda y tan rápido busco mi impermeable para salir la chica no está.

Muy raro para alguien que caminaba muy tranquila, a lo mejor cambió de opinión y se fue corriendo, eso fue una gran impresión y sin más que hacer regreso a casa antes de contraer un resfriado. Lo sucedido aquella noche me dejó pensando todo el día, ¿a quién se le ocurre salir en una fuerte noche de lluvia y caminar campantemente? Quizá lo hace regularmente, pensé, ya que casi nunca estoy y eran mis primeras vacaciones en más de cuatro años trabajando como operador en una fábrica de jabones, nunca pensé que ese hecho me daría una gran curiosidad y acabaría conmigo de alguna manera.

Pasaron los días y ya muy desesperado fui a visitarla y a preguntarle, para mi sorpresa nadie se encontraba, después platiqué con los vecinos y la misma respuesta, nadie sabía e incluso pensaban que la casa estaba abandonada así que decidí, aunque sonara enfermizo, espiarla en las noches a ver si salía, las noches siguientes, fueron despejadas y estrelladas; café con cafeína y sin apartar la vista de esa casa. No me importaba nada, tenía que conocerla y fue cuando mi mente empezó a abrirse en un sin fin de hipótesis que me estaban obsesionando poco a poco.

Por más que trataba de olvidarlo no podía, ¿qué tenía en mi cabeza para que algo tan insignificante como ver a una persona caminar en medio de una fuerte lluvia con tanta naturalidad me estuviera afectando drásticamente en mi forma de vida? A lo mejor era el amor que por fin me estaba diciendo ya era hora o un embrujo por parte de ella, ni lo sé. Al borde de la desesperación total, olvidando todo juicio decidí entrar a esa casa, tenía que verla aunque significará unos cuantos años de prisión pero que bien valdrían la pena arriesgándome por ese pequeño descubrimiento de la chica misteriosa. Ese fue el segundo error más grande que cometí.

Estaba loco, tal vez, pervertido u obsesionado o lo que sea, pero tenía que conocerla, así que en una tarde entre sigilosamente, sentí un escalofrío, las paredes de la casa tapizadas de cuadros de todo tipo; cuando escuché un ruido que al parecer venía de la cocina, sin duda era ella pero no sabía que decir, si disculparme por entrar así nomás, retirarme en ese mismo instante o esperar el tiempo que fuera necesario para hablar con ella, opté por la lo primero y entré sigilosamente, me fui acercando poco a poco, ella volteó para agarrar algo y la vi a los ojos, unos maravillosos ojos verdes que casi hipnotizaban. Lo siguiente que escuché fue un grito por parte de ella, yo no entendía ya que se lamentaba inconsolablemente pidiendo disculpas y regañándome por entrar, no sabía que decir estaba tan apenado, me acerque a ella y supe lo que había pasado, ¡No la podía tocar!

Inmediatamente se levantó y salió corriendo de su casa, yo me quedé en shock preguntándome que es lo que había sucedido, después recuperándome de lo que había sucedido comencé a buscarla en toda la ciudad, el horror se hizo aún más grande cuando le preguntaba a la gente pero no me contestaban y si intentaba tocarlos mi mano los traspasaba mientras continuaban con su camino, esto me asustó mucho. Al principio creí que había muerto, que la chica me había asesinado y que vagaría por toda la eternidad como un espíritu de esas películas que luego veía. Pero no estaba muerto y al mismo tiempo lo estaba, era intangible de cierto modo.

Todo lo que estuviera vivo no lo podía tocar, ni personas, ni plantas o animales, aunque aún sentía el viento, calor y frío, pensaba que como fantasma podía volar o cruzar paredes debido a esta condición, pero no. Estaba muerto para la vida pero vivo para lo inanimado, al saber el horrible destino que se me había preparado decidí acabar de una maldita vez, cuando estaba a punto de tirarme al vacío mi yo interior me decía que era un tonto y cobarde que se daba por vencido tan fácilmente, esas palabras hicieron que cambiara de opinión y ese fue el ánimo que me dio la esperanza para iniciar una nueva búsqueda para encontrar a la chica a ver si podría salvarme y poder recuperar mi vida, lo más incomprensible era que ya no sentía hambre, sed o sueño; pero si frío y calor.

Busqué sin parar por todos los lugares de la ciudad, una y otra vez, no sé si fueron dos o tres años quizás más ya que no sentían la noción del tiempo, pero lo malo era que no la encontraba. En esa búsqueda vi cosas de todo tipo, cosas tan inimaginables a lo que los seres humanos podían llegar a hacer. Hasta que una ocasión vi que algo extraño me estaba sucediendo, ya que un día por capricho observé mis manos que se estaba desvaneciendo, una gran sorpresa que me alarmó y asustó, así intensifiqué la búsqueda sin ningún resultado satisfactorio.

Toda esperanza llego a su fin cuando un día vi el puesto de periódicos un encabezado que decía: “Mujer se suicida al saltar de un puente”, su fotografía estaba impresa junto con el puente donde termino su vida, alcance a leer su nota de despedida y esta decía: “pido disculpas por toda la gente que había perjudicado y que nunca jamás podrá regresar”. Eso quebró la última oportunidad que tenía de recuperar mi vida, lo único que quedaba era esperar el final pero eso sería otra forma de rendirme, así que empecé a hacer el protector a tantas personas por un enorme lapso de tiempo.

Ayudé principalmente a niños y ancianos, a las mamás descuidadas evitando los peligros a los que sus hijos estaban expuestos, pero no todo fue color rosa como dicen, vi cosas que eran impensables hechas por “personas”, observé como padres violaban niños y mujeres, como “hombres” golpeaban por el simple gusto a otros sin que se pudieran defender, vuelvo a repetir, vi la cara más oscura a lo que alguien puede llegar a hacer, sin embargo, el desvanecimiento se estaba haciendo más notorio, ya podía ver un poco el suelo a través de mis manos y cansado de ver tanto horror decidí hacer lo que más me gustaba ya sin nada de preocupaciones.

Ya no tenía ninguna responsabilidad, tenía el tiempo ilimitado, aunque sabía que era falso, así me puse a realizar todo lo que podía estar a mi alcance, iba al cine a ver las películas las veces que quisiera, a los zoológicos donde podía estar tan cerca de los animales que casi podía tocarlos, observar por horas todas las maravillas de la naturaleza, los cantos de los pájaros, el viento soplando en la cara, los atardeceres más hermosos y pasar noches enteras observando las estrellas en los campos donde la mano del hombre no podía tocar esa virgen y sin el temor de que alguien o algo pudiera hacerme daño mientras no estuviera vivo.

Me iba a la plaza principal para ver las actividades de la gente; cuando logras observar algo detalladamente puedes apreciar las mil maravillas en eso que te resulta tan insignificante, me considerarías raro por ver a las personas, pero lo que vi en cada una de fueron tantas pero tantas cosas, lo que una mísera lagrima significa para una madre o lo que una sonrisa significa para alguien quien está enamorado de esa persona, todos esos momentos tan cotidianos que yo nunca jamás volvería a sentir, el beso de mi mamá, un saludo amistoso, disfrutar una carcajada con mis amigos, robarle un beso a esa persona que amaba y muchas otras emociones que nunca más podría compartir.

Cada vez sentía que mi vida se estaba acabando, la transparencia era más absoluta a cada momento, así regresé a mi hogar para un último vistazo, salté la pared ya que no tenía la llave para poder entrar, ya adentro me pasaba tantos momentos recordando todas mis vivencias hasta que escuché que alguien estaba llorando en mí cuarto, me asome y ahí estaba, inconsolablemente acabada y deprimida viendo una foto mía, mi mamá, literalmente se me partió el alma y el corazón, su tristeza era tan grande, ¿pero qué podía hacer? Le gritaba desgarrando mi garganta, me aventaba sobre ella, pero todo resultaba en vano, mis lágrimas se esfumaban antes de que cayeran al suelo, finalmente guardé silencio y me fui.

Los últimos días fueron los más tristes y son los que estoy viviendo siento que son cuestión de horas antes de que me extinga así que escribí todo esto aunque sea poco pero ya no hay tiempo para más, me voy con un enorme dolor, mientras todos me están buscando para nuca jamás encontrarme, un alma perdida que nunca volverá a encontrase con lo seres que ama. No sé lo que pasará cuando ya no exista, no sé si habrá un más allá o solo seré el eco que dejará de oír para siempre, simplemente no lo sé lo que pa…

Con esto cierro mi participación en el torneo de cuentos, criticas o comentarios serán agradecidos :tup:.

Android
02-10-2012, 16:32
Me gustó el relato, como el personaje maneja las etapas del duelo y como sobrelleva su existencia, al final solo se puede sentir pena por el personaje.
Como crítica solamente las cuestiones de acentuación y puntuación. Probablemente con más pausas y párrafos se disfrutara mas la narración, ya que parece muy rápida, corriendo todo el tiempo.

Saludos!

TioPool
05-10-2012, 21:18
Me encanto la historia, el giro que da la historia no me lo espere (cuando se vuelve intangible) y me gusto como el personaje al ver que estaba jodido quiso ayudar a la gente cuando podía aunque eso solo haya hecho que sintiera mas pena con su final. En fin, muy bueno :D