PDA

Ver la versión completa : Gatos en las Gradas



Thor_Maltese
16-10-2008, 10:06
Bueno les traje un western con ciencia ficcion y samurais y despues terror ahora les traigo un drama. Basado en Hechos reales con una duracion de cuatro episodios.


1

Ahora estoy viendo la luna, la misma luna que tanto le gustaba, mis compañeros en esta solitaria grada, son gatos callejeros, animales dejados a su suerte, así me siento yo, fui abandonado a mi suerte.
Todo empezó hace ya unos meses, ella y yo vivíamos juntos, éramos novios. La felicidad en ese entonces para mí lo era todo, y no un estado mental como analizo ahora.
Aun me recuerdo de su nombre, de la que me hecho a las frías calles, Medea.
-Kevin, tenemos que hablar.
Cuando ponía ese tono, las cosas eran serias.
-Ni un Buenos Días, ni nada. Oye ¿Qué falta de educación es esa?
-No te pongas necio, tenemos que hablar. Mi tía se esta molestando, ya no estas pagando tu alquiler de la habitación.
Mi búsqueda de trabajo se tornó infructuosa, nadie quería contratar a un electricista que escribe cuentos de ciencia ficción.
Y el asunto se complico, tenía como 6 meses sin pagar la renta, no tenía trabajo y Medea, bueno ella seguía siendo ella, solo que insistía que le pagara a su tía, día a día me lo recordaba, aparte de eso la notaba distante. Ahí empezaron a ponerse mal las cosas entre ella y yo.
Después de ese amargo despertar, me fui a buscar empleo, con solo una taza de café en las entrañas y esperar comer algo en el almuerzo.
Un amigo me dijo que fuese a una compañía necesitaban a un electricista con urgencia.
Necesitaba el trabajo, el dinero, aunque ese oficio no es lo mío. Lo mío es escribir. Pero de algo tengo que vivir si no hay un editor que se anime a leer mis trabajos.
Medea y yo nos conocimos, en la universidad, que tiempos aquellos, ella estudiaba para ser profesora y yo estudiaba ingeniería eléctrica, aunque publicaba algún que otro trabajito, cuando el tiempo de estudio me lo permitía y compartía ganancias con el señor de las fotocopiadoras. Fue un día que pasé a hablar con el señor Gregorio, el de las fotocopiadoras, cuando la conocí, me dijo que ella había comprado casi todos mis escritos, junto con otras personas. Me sentí como si flotara en las nubes justo en el momento cuando me preguntó
-¿Tu eres quien escribe estas historias?

Moskito
17-10-2008, 10:47
Gracias por compartir, todo un caso de la vida real, esprando la continuacion.

LiAm
17-10-2008, 11:17
Buena, Clint.Esta breve, pero mantiene buen trama.
Igual que Moskito, espero la continuacion.

Thor_Maltese
17-10-2008, 11:52
Aqui les dejo el segundo capítulo y de verdad muchas gracias por sus opiniones.


2



La compañía que necesitaba un ingeniero eléctrico organizó una entrevista, afortunadamente soy el tercero en la fila. Mi amigo trabaja al lado de la misma, me voy llegar, traía algo en la mano, no veía bien debido a mi escaso desayuno.
-Kevin, llegaste temprano. Toma, come esto. Necesitas tener algo en las entrañas para lidiar con la entrevista. Pero no te acostumbres a desayunar a costa mía.
-Tu nombre fue puesto correctamente Salvador ¿Cómo están las cosas aquí?
-Bueno, como bien sabes, trabajo aquí, y los últimos ingenieros, dejaron mucho que desear. Mi jefe me sugirió que me dieras tu currículo.
-¿Qué le pareció?
-Muy bueno. De seguro entras en la compañía. ¿Cómo van las cosas con Medea?
Fue la primera vez que me tardé en responder, una pregunta tan sencilla, con una respuesta tan complicada. Menos mas que mi amigo entendió por lo que estaba pasando solo con verme al rostro.
Después de comer con mucha ganas, llegó mi turno. La entrevista, la ansiada entrevista. A pesar de todo necesito el trabajo, el dinero, pero necesito ejercer mi verdadero oficio.
-Buenos días, vengo…
Un señor de grueso bigote me vio y respondió
-Buenos días joven, se a que lo viene. Tengo que decirle que su currículo es muy impresionante mejor que sus antecesores. ¿Dígame que expectativas tiene de esta organización si llega a entrar?
Una pregunta predecible, con una respuesta que se hace en dos segundos.
-Si llego a entrar, solo espero adaptarme y cumplir cabalmente mi trabajo.
Se impresionó, lo noto, espero que me den el trabajo.
-Me agrada Kevin ¿Esta libre para el día quince del próximo mes?
El mismo día que tengo que pagar lo que debo.
-Si pero, ¿No puede ser antes?
-Claro, mucho mejor para esta empresa tenerlo antes de esa fecha. Solo venga, yo le diré todo sobre esta entrevista.
Salí lleno de alegría, creo que conseguí el trabajo. Vaya por fin podré pagarle a la tía de Medea.

LiAm
17-10-2008, 12:09
¿Porque me quede con la sensacion de que una tragedia se avecina?

Thor_Maltese
24-10-2008, 12:50
Les dejo los capítulos 3 y 4 de un solo golpe ya que no se cuando pase por aqui d enuevo. T___T


3



La universidad no se me hizo eterna, ya que ella estaba allí conmigo, a mi lado. Un día pasó algo interesante, durante las vacaciones de agosto, fui a visitarla, hicimos una parada en una grada al frente de la misma se encontraba una cancha de básquet.
Me quede sorprendido al ver tanto gato callejero.
-No son callejeros Kevin, sus viejos dueños los abandonaron, y parece extraño todos terminan en esta grada, algunos vecinos le damos de comer. Pobrecitos, algunos se han muerto, enfermos ya que al parecer no quieren estar ya con los humanos, otros perfeccionan sus instintos para sobrevivir.
Me quedé sin algo que decir, era sorprendente. Esos gatos, una vez queridos por alguien y después solos en la intemperie.
Ese año pasaron cosas interesantes, nos graduamos casi simultáneamente y me quede sin un techo en donde dormir. Y se me ocurrió la idea de irme a vivir con Medea, para ese entonces aun tenía una pequeña remesa de dinero escondida y me pude pagar el hospedaje, solo por un tiempo.
Algo me decía que pronto estaría como esos gatos, o entre las cenizas, pero no hice caso a esa voz en mi mente.
Para esos días estaba feliz, ella estaba todo el tiempo conmigo y me conocía muy bien, hasta mejor que mi mismo, salíamos todos los viernes al cine. Su tía aún no decía nada sobre mí. No le convenía.
Fue un día que me armé de valor, y arriesgando toda mi remesa de dinero, en una acción, que aun hoy no me arrepiento, pero el infortunio empezó a estar conmigo desde ese día.
Escribí la obra mas extensa que he escrito, se llama La Luna de la Eternidad, y la envié a una editorial, por un concurso regional de nuevos escritores. La tía de Medea, me empezó a mirar mal, y fue en ese momento que empezaron los problemas entre Medea y yo.
Siempre discutíamos, por cualquier cosa, no tenía trabajo, como ella, algo que siempre me restregaba en la cara casi se jactaba de eso, en cambio, nunca recibí la respuesta de la editorial, eso pensé. El mes se me hizo eterno, las peleas se extendieron, desde el mediodía hasta entrada la noche.
Una noche mi amigo Salvador, me encontró en la grada de los gatos, y fue cuando me pidió mi currículo, y entre sollozos le afirme que lo haría.
Me sentía miserable, por que sabía que la perdería tarde o temprano.


4



Llegué a mi “casa”, Medea me esperaba en la puerta, afuera con su cara que usaba para discutir conmigo.
-¿Te dieron el trabajo?
-Definitivamente perdiste toda la educación, ya casi no te reconozco. Tengo que ir la semana que viene. Espero que con eso te humanices un poco.
-Te llegó una carta, esta en la mesa del recibo, mi tía no esta.
Una carta, por fin las cosas mejoran un poco. ¿Me pregunto quien será? Ya el suspenso se empieza a apoderar de mí. Con tal que no sean mis padres está bien.
Me acerqué lentamente a la mesa, la carta estaba allí. ¿Quién será? ¿Desconozco a quien le pertenece este sello en la esquina del sobre?
Abrí la carta. En editor de ese sello editorial leyó mi trabajo, quedó impresionado. Por fin un poco de luz en este oscuro túnel. Tengo que ir a la Editorial dentro de un mes, mi trabajo puede que sea publicado.
Me dan ganas de restregarle esto en cara a Medea, pero no sería lo correcto, sería caer en su nivel, pero me gustaría demostrarle que se puede vivir de las cosas que te gustan si tienes mucho empeño y un gran sueño.
Sabía que no había perdido mi dinero, lo había invertido. Tardé dos semanas escribiendo esa historia, con la ayuda de una maquina de escribir, por que ni siquiera tengo para irme a un centro de conexiones y usar la computadora.
Algo de buena fortuna, sé que tengo el trabajo, pero espero que la editorial por lo menos me permita publicar dos de mis obras. De seguro le va a gustar al editor Hombre en la Luna.
De repente entra a la sala Medea con unas maletas en sus manos.
-Te tienes que ir. Esa carta…
-No digas mas nada. Con un poco de empeño la gente llega a cumplir sus sueños.
Y así termina esta historia, así termine rodeado de gatos abandonamos, un trabajo, un sueño cercano a cumplirse pero con el corazón roto y un pesar tremendo, Medea me sacó de su casa y de su vida, y yo tengo pensado sacarla de mi vida. Ya que con alguien como ella, prefiero estar solo.