Vista la primer temporada, cortesía de Netflix. Por lejos, muchísimo mejor que Runaways (una lástima, la verdad, porque me había agradado en un principio aunque si que termina muuuuy mal).

Hubo un par de cosas que me hicieron muchísimo ruido. En primer lugar, esas escenas en las que entraban dentro de las esperanzas y los miedos de las personas... De verdad que me sacaban de lugar y me molestaban bastante. Otro problema fue Olivia Holt. Me pareció que se forzaba bastante, que era poco natural. También la banda sonora, sobre todo en el clímax del último capítulo. O sea... Era necesario? Si me pasas esa música en Riverdale te la acepto, pero ahí? POR QUÉ?!

En fin, no me conquistó. Tiene cosas positivas, momentos muy buenos y emotivos también, que disfruté bastante, pero a mi no me alcanza. Podría haber sido mucho mejor. Quizás algún día me ponga a leer algo de ellos...